Debate 'Libertad de Expresión y el caso de Charlie Hebdo'
Participantes en el debate 'Libertad de Expresión y el caso de Charlie Hebdo'. 20MINUTOS.ES

Humor y sátira, sí, aunque "sin incitar al odio y a la violencia", diferenciando entre minorías y el poder y teniendo siempre presente la libertad de expresión, incluida la de aquel que critica los chistes, y el "respeto" a la burla. Son algunas de las opiniones que han compartido este martes varios profesionales del periodismo y el humor en España en el debate Libertad de Expresión y el caso de Charlie Hebdo, que ha analizado las causas y las consecuencias de los atentados yihadistas de la semana pasada en París contra el semanario satírico galo.

"No hay excusas para el fundamentalismo", ha comenzado la charla Virginia P. Alonso, presidenta de la PDLI y vicedirectora editorial de 20minutos, argumentando que el ataque al semanario "va más allá del hecho religioso en sí mismo" y que sucesos polémicos como este pueden dar pie después "a acotar la libertad de expresión", refiriéndose a las medidas que varios líderes europeos han comenzado a esbozar sobre el control de fronteras o Internet. También ha hecho un repaso de las leyes que se han aprobado o están en tramitación en España que, en su opinión, coartan libertades, "empezando por la ley mordaza".

En las sociedades democráticas se debería respetar el derecho a la disidencia"Hemos visto un intento de restringir los derechos de los ciudadanos", ha apuntado Iñigo Sáenz de Ugarte, subdirector de eldiario.es, considerando en cualquier caso "legítimo" el debate sobre qué se puede hacer en la Red, aunque siempre asociado a una crítica de las medidas que perjudiquen a la ciudadanía. El periodista ha aseverado que en las sociedades democráticas "se debería respetar el derecho a la disidencia" y que, en este sentido, el respeto a las minorías "es muy importante". Ha defendido, de esta forma, el derecho a la crítica a las publicaciones de Charlie Hebdo.

Por su parte, la periodista Olga Rodríguez asegura que su colectivo profesional tiene "la obligación de defender la libertad de expresión" y que Europa, además de vivir una crisis económica, vive una crisis moral. "Vemos como gente responsable de masacres y torturas" han querido "estar en primera fila tratando de instrumentalizar" el atentado contra la revista francesa, ha explicado, aludiendo al permanente "doble rasero" de algunos dirigentes.

Según Rodríguez, hay algunos actores "que "llevaban tiempo queriendo poner sobre la mesa" el debate sobre las fronteras y que esto beneficia, entre otros, "a la ultraderecha francesa" o a Israel. Ha recordado, además, los procesos electorales inminentes en Europa y la instalación del "miedo" a los cambios por parte del "poder". "Parece que no hay mejor instrumento que el miedo para ganar unas elecciones", ha apostillado Virginia P. Alonso.

Hay que sacralizar el arte de la burla, el humor es sagrado y hay que respetarloDesde el terreno propio del humor, el "bufón" Leo Bassi ha recordado que "no solo el fundamentalismo islámico es violento" y ha enumerado varios episodios de su carrera en los que ha sufrido la censura por parte de "comunistas en Polinia, nazis en Berlín, fascistas en Italia, ultraderechistas en España", etc. "Hay que sacralizar el arte de la burla, el humor es sagrado y hay que respetarlo", ha dicho. También ha explicado que en Francia hay "hipocresía" y que precisamente el primer ministro Manuel Valls ha llegado a censurar actuaciones del cómico Dieudonné por antisemitas mientras "habla de libertad de expresión".

Darío Adanti, dibujante de la revista Mongolia, opina que "el humor debería ser ese lugar donde nos permitimos no tener límites" y que en cualquier caso, es algo "complejo". Asegura que reírse del poderoso puede ser "hasta valiente" y que cuando él hace humor o sátira los hace con "aquellos poderes que se meten en mi día a día"; no obstante, recuerda, su revista hace humor "con todos los fundamentalismos religiosos". "Mueren muchos más musulmanes a diario de lo que mueren europeos", ha recordado el dibujante.

Por último, Facu Díaz, presentador de La Tuerka News, imputado recientemente por la Audiencia Nacional por un sketch sobre ETA y el PP, ha reconocido que a vaces "no acabamos de conocer a quién puede llegar" el humor que se hace y que los límites "se los tiene que poner uno mismo; yo me pongo muchísimos", ha aseverado. También ha apuntado que él "no vive para ofender" y que habría que "hacer un ejercicio de empatía" entendiendo que "el mundo no es Europa". El debate, moderado por el director del eldiaro.es, Ignacio Escolar, se ha podido seguir en redes sociales con el hashtag #DebateHebdo.