Monitor de ciclismo de Valdemoro
El monitor de ciclismo de Valdemoro acusado de pederastia, durante el juicio. EUROPA PRESS

Una de las víctimas de J. G. V., acusado de delitos de abuso sexual y de posesión de pornografía infantil, ha declarado este martes ante el tribunal que su agresor le amenazaba con decir "a todos" que era homosexual si contaba los constantes tocamientos de los que era objeto, unos abusos que el acusado grababa para compartirlo con otros pederastas, han informado a Europa Press fuentes jurídicas.

Este martes han declarado cinco menores

Así lo ha contado el chico, quien en la época de los hechos tenía 12 años. Su comparecencia se ha celebrado en el juicio que se celebra desde ayer en la Audiencia de Madrid contra Javier G. V. por un total de 19 delitos contra la integridad moral de los menores. El fiscal solicita para el acusado 83 años de cárcel.

Según el fiscal, el procesado tomó fotografías de menores desnudos entre 2010 y 2012, aprovechando su condición de monitor de ciclismo en Valdemoro y en Madrid. Los niños, de entre los 10 y los 14 años, solían acudir a casa del acusado después de las excursiones que realizaban.

En la sesión de este martes, han declarado cinco menores, de los que dos habrían sufrido abusos en una etapa inicial en Madrid donde Javier captaba a sus víctimas a través de su afición al ciclismo. Los otros tres sufrieron abusos cuando el acusado era monitor de ciclismo en Valdemoro.

Vídeos de los hechos

Durante sus comparecencia, el tribunal ha exhibido los vídeos que el procesado grabó en su domicilio en lo que se puede ver "claramente los tocamientos y vejaciones" a los que sometía a los pequeños, según las mismas fuentes. Todos ellos se han reconocido en las grabaciones.

Uno de los testimonios "más desgarradores", según las partes, ha sido el de una de las primeras víctimas del agresor. El chico, que entonces tenía 12 años, ha contado que éste le amenazó con contar a "todo el mundo" que era homosexual si comentaba lo que estaba sucediendo. Los abusos los sufrió en varias ocasiones en la propia casa del acusado y en su vehículo.

Se pueden ver claramente los tocamientos y vejaciones

Además, ha señalado que en un momento determinado empezó a pensar que no era normal lo que su monitor de ciclismo hacía, por lo que cortó radical su relación con él. También ayudó que en aquella época el procesado se trasladó a vivir a Valdemoro.

La Fiscalía de Madrid cuenta con abundante prueba incriminataria, dado que en su casa se halló abundante material pornográfico infantil que incluía los vídeos de sus víctimas.

Al acusado se le detuvo en el marco de una operación internacional contra la pornografía infantil. El dispositivo policial, denominado Operación Espada, se inició en Canadá a raíz de la investigación de diversas páginas web con contenido de pornografía de menores.

Consulta aquí más noticias de Madrid.