La titular del Juzgado de Instrucción número 12 de Palma ha imputado al concejal de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento, Guillermo Navarro, y al comisario jefe de la Policia Local, Juan Mut, quienes han sido citados a declarar este martes en relación a la incoación de un expediente administrativo a un agente del Grupo de Acción Preventiva (GAP) a finales de 2014.

Así lo ha informado el propio Consistorio, después de que, de forma paralela, hayan sido detenidos cuatro agentes de la Policía Local en el marco de una operación conjunta entre la Guardia Civil y la Policía Nacional, y que se desarrolla dentro de la causa que investiga supuestas extorsiones a empresarios turísticos, así como el presunto amaño en unas oposiciones dentro del cuerpo, según han señalado fuentes de la investigación a Europa Press.

Respecto a la imputación de los dos altos cargos, Cort ha valorado esta circunstancia "desde la prudencia" y ha reafirmado su "máxima predisposición" a seguir colaborando con la Justicia.

En cualquier caso, el equipo de gobierno esperará a recibir el auto que le permita conocer los detalles de esta investigación, que se encuentra bajo secreto de sumario y, si bien ha expresado su respecto por la presunción de inocencia, ha anunciado que adopyará medidas "con la misma inmediatez y autoexigencia con la que ha actuado hasta hoy".

En lo que a los arrestados se refiere, entre ellos se encuentran dos de los policías presuntamente involucrados en el amaño de exámenes, Daniel M. -quien en su día se negó a declarar ante la jueza encargada de las investigaciones-, Tomás M., y el oficial Carlos V., han precisado las mismas fuentes.

En concreto, el caso se inició a raíz de la presunta manipulación en las oposiciones a oficial llevadas a cabo en 2012 en el cuerpo policial y que llevó al Instituto Armado, a instancias de la Fiscalía Anticorrupción, a registrar en septiembre de 2013 las dependencias de la Policía Local.

A raíz de este supuesto amaño de exámenes está imputado el exintendente jefe de la Policía Local de Palma Antoni Vera, quien negó en su día haber sido él quien filtró las preguntas de las pruebas, y negó haber promocionado nunca dentro de la Policía a ningún agente adscrito a alguna ideología u organización en concreto.

Mientras tanto, en relación a las supuestas extorsiones fueron detenidos un año después el inspector jefe de la Policía Local de Calvià, José Antonio Navarro, y otros dos mandos del cuerpo. La jueza decretó para los tres su ingreso en prisión sin fianza, si bien varias semanas después fueron puestos en libertad provisional.