El PSOE ha manifestado que la presidenta de la Comunidad, Luisa Fernanda Rudi, está "engañando a los turolenses", después de conocer la petición de Acciona de rescindir el contrato para la construcción del nuevo Hospital de Teruel por discrepancias con el Gobierno autonómico al querer participar la empresa en el modificado del proyecto realizado tras un informe que advertía de riesgos sísmicos en la zona.

Según los socialistas, este obstáculo es "la excusa para no llevar a cabo el proyecto", un ejemplo del "poco interés que ha habido siempre" con esta obra, para argumentar que primero fue "el posible terremoto" y ahora los problemas de entendimiento con Acciona.

La diputada por Teruel en la Cortés de Aragón, Maite Pérez, ha calificado la situación de "increíble" y ha asegurado no comprender cómo se ha llegado a este no entendimiento, "que pone en grave peligro un proyecto necesario" y que ha pasado de ser un proyecto estrella a "estrellado".

Pérez se ha preguntado si ha habido alguien en el Ejecutivo autonómico trabajando en este asunto. "¿Qué técnico, qué político, quién estaba al corriente de la negociación, quién se ha sentado a la mesa con la empresa, quién ha permitido esto?", ha dicho, para añadir que "no se ha visto algo así nunca".

Además, ha recordado que el anterior obstáculo, el de los riesgos sísmicos, ya fue "un claro ejemplo de mala gestión o engaño" porque mientras unos informes indicaban peligro, el mapa sísmico que contempla el Gobierno de Aragón alejaba a la provincia de todo riesgo, ha sostenido.

Por su parte, el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Teruel, José Ramón Morro, ha precisado que este es un ejemplo más de cómo ha funcionado el PP esta legislatura, para esgrimir que la presidenta Rudi, al alcalde de la capital turolenses, Manuel Blasco, el consejero de Sanidad, Ricardo Oliván, y la presidenta de la Diputación Provincial de Teruel, Carmen Pobo, son "los responsables del desempleo, la desinversión y la despoblación en la provincia".

Finalmente, los socialistas se han cuestionado si el PP ha teniendo en cuenta las consecuencias que la rescisión de este proyecto puede ocasionar en la ciudad, "pues desde el 2012 más de 300 personas podían estar trabajando en esta gran obra, que ya veremos si ve la luz".

Consulta aquí más noticias de Teruel.