Protesta contra los atentados
Un grupo de personas protesta contra los atentados yihadistas en Francia. GTRES

Un total de 152 islamistas radicales están detenidos o presos en Francia, de los cuales 22 están agrupados para evitar su contacto con el resto de presos y el proselitismo, ha informado este lunes el Ministerio francés de Justicia.

El portavoz del Ministerio, Pierre Rancé, explicó en una conferencia de prensa que esos 22 presos se encuentran aislados en la cárcel de Fresnes, al sur de París, donde no están separados entre ellos y disponen de las mismas prestaciones que el resto de detenidos.

En total, el número de detenidos y reclusos en Francia por "asociación de malhechores con fines terroristas" asciende a 283 personas, agregó.

En la actualidad, los presos radicalizados hacen todo lo posible para no ser detectadosEl Ministerio, según los datos facilitados, prevé poner en marcha a partir de esta semana en dos establecimientos de la región parisina un programa piloto para mejorar la detección de la radicalización de los presos durante su estancia en la cárcel.

Las autoridades judiciales trabajan "desde hace meses" en la aplicación de este nuevo dispositivo, con el objetivo de mejorar el control de estos comportamientos radicales, según el portavoz.

Rancé explicó que, aunque hace años algunos detenidos que practicaban el islam no se escondían, en la actualidad los presos radicalizados hacen todo lo posible para no ser detectados.

Oficina de inteligencia de 30 personas

La administración penitenciaria dispone desde 2003 de una oficina de inteligencia integrada por 30 personas para detectar todo movimiento sospechoso de radicalización y gestionar el arresto de los afectados.

Esa administración colabora además de forma directa con la Unidad de Coordinación francesa de la Lucha Antiterrorista (UCLAT) y ha mejorado la formación de los agentes penitenciarios, con cursos específicos centrados en ese tipo de radicalización.

Un total de 17 personas murieron la semana pasada en la región de París en tres atentados cometidos por yihadistas franceses, en los que fallecieron también tres terroristas.