Dos hermanos y el hijo de uno de ellos, mayor de edad, se enfrentan a penas que suman un total de tres años y medio de cárcel para cada uno por los delitos de caza furtiva cometida en la provincia de Zamora, tenencia ilícita de armas y daños contra la flora y la fauna, además de un delito contra la salud pública, ya que la acusación ha mostrado pruebas por las que esta familia se dedicaba también a la venta de la carne de las piezas que cazaban, principalmente corzo, ciervo y jabalí.

Los hechos presuntamente ocurrieron en abril de 2010 en los cotos de las localidades sanabresas de Asturianos y Palacios, donde estos acusados se hacían con animales de fauna salvaje protegida. En el juicio también estaban imputados tres guardias civiles de la zona, acusados de un delito de omisión del deber de perseguir delitos. Para ellos, el Ministerio Fiscal y la acusación particular solicitan un año de inhabilitación de sus puestos.

Con respecto a las multas por estos delitos, los tres miembros de la familia podrían tener que hacer frente a una cifra de supera los 3.000 euros, por las penas solicitadas por daño en la flora y fauna y en la salud pública.

En su última oportunidad de tomar la palabra, tras la intervención de todos los abogados, los principales acusados han vuelto a negar los hechos. Además, mientras que los hermanos han subrayado que ellos no conocían la existencia de la escopeta con la que supuestamente se perpetró la caza, el menor de los acusados ha corroborado que ni su tío ni su padre tenían conocimiento de este arma y que era él mismo quien la tenía guardada en una nave.

Por su parte, los agentes de la Guardia Civil han defendido también su inocencia, aludiendo a que sus imputaciones solo se basaban en unas grabaciones telefónicas en las simplemente se hablaba de ellos, mientras que han asegurado que nunca han dejado de perseguir ningún delito en esa zona de Sanabria.

En la última parte del juicio, celebrado este lunes en el Juzgado de lo Penal de Zamora, tanto defensa como acusación han expuesto sus conclusiones, después de que en la primera sesión de la vista, celebrada el pasado mes de diciembre, se escuchara el testimonio tanto de los seis acusados como de los testigos de ambas partes. Mientras que la acusación ha mantenido sus peticiones de pena, los abogados de la defensa han vuelto a solicitar la libre absolución de todos los implicados. El caso ha quedado visto para sentencia.

Consulta aquí más noticias de Zamora.