La Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agraria (Etsea) de la Universidad de Lleida (UdL) ha reclamado este lunes en un comunicado un nuevo protocolo de seguridad en incendios forestales para reducir las muertes.

La media de víctimas mortales en incendios forestales en España no ha bajado en las últimas tres décadas a pesar de los protocolos de seguridad y las inversiones en medios, según un estudio de Etsea publicado en la revista Human and Ecological Risk Assessment.

Entre 1980 y 2010, las bases de datos oficiales contabilizan 241 muertos —169, participantes en las tareas de extinción— y 1.670 heridos.

El ratio de víctimas por 100.000 hectáreas de terreno quemadas en España multiplica por cuatro la de Estados Unidos, según recoge el trabajo, que reclama establecer nuevos enfoques para aumentar la seguridad tanto de los bomberos como de la población civil.

Los investigadores de la Etsea Adrià Cardil y Domingo Molina plantean la necesidad de reducir los atrapamientos, que representan el 46,2% de los casos con víctimas mortales en los cuerpos de extinción de incendios y el 50% entre los civiles.

En Estados Unidos, este porcentaje es del 14%, según estos expertos, que proponen hacer entrenamientos con fuego en quemas controladas.

"Podría ser una opción para capacitar al personal en casos de incendio reales, ayudando a superar las dificultades de comunicación debido al ruido procedente de la quema de la vegetación", aseguran.

Cardil y Molina también abogan por implementar una gestión de bosques más cuidadosa "que reduzca el potencial de los incendios y, por tanto, la probabilidad de bajas".

El estudio de la UdL revela que el 95% de las víctimas mortales que provocan los incendios forestales se registran en fuegos de más de 100 hectáreas, sin contar las bajas aéreas.

Otro factor a tener en cuenta es la temperatura ambiental, ya que el 60% de los que pierden la vida atrapados por las llamas lo hacen en días de climatología extrema (más de 20 grados y 850 hectopascales de presión atmosférica), aunque éstos sólo representan el 5,15% de la temporada de incendios, entre los meses de junio y septiembre.

En su artículo, Cardil y Molina también analizan los datos por regiones, destacando que Catalunya y la Comunidad Valenciana concentran el 34,9% de los bomberos muertos en los incendios forestales del periodo estudiado, aunque la superficie quemada sólo representa el 15,8% del total español.

En este sentido, los autores subrayan que el porcentaje de víctimas es superior a las comunidades autónomas que tienen centralizadas las emergencias respecto a las que tienen un sistema forestal exclusivo.

Según los datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente referentes al año 2014, hasta el 30 de noviembre se han registrado 9.648 incendios forestales, que han arrasado 6.148 hectáreas; en 2013, 10.626 fuegos devastaron 58.985 hectáreas en todo el territorio español.

Consulta aquí más noticias de Lleida.