El homicida de Logrosán (Cáceres) José Carlos Triguero ha ingresado en la prisión de la capital cacereña tras prestar declaración este lunes en la Audiencia Provincial, después de que la Guardia Civil lo detuviera ayer domingo en Béjar (Salamanca) acabando así con la huida de este joven condenado por matar a su padre.

Cabe recordar que, en un control rutinario, la Guardia Civil paró en Béjar a un autobús que cubría la línea Irún-Sevilla y en el que viajaba Triguero. Los agentes le intervinieron un paquete con marihuana en el interior de su equipaje así como 7.600 euros en metálico durante su detención en Salamanca.

En dicho control, los perros que participan en el mismo detectaron la presencia de un pasajero que llevaba droga y que resultó ser Triguero, por lo que fue detenido y trasladado al cuartel de la Guardia Civil.

Así, fue en el cuartel en el momento de comprobar la identidad del detenido cuando se detectó que tenía orden judicial de búsqueda y captura por haber huido tras conocer la sentencia condenatoria por la muerte de su padre.

El detenido ha sido trasladado ya la prisión cacereña, donde también se encuentra ingresada su madre, para el cumplimiento de la condena de 17 años y medio por la muerte de su progenitor en febrero de 2011, un empresario de Logrosán (Cáceres).

Cabe recordar que la Audiencia Provincial de Cáceres condenó a 17 años, seis meses y un día a la mujer y al hijo del empresario Alfonso Triguero, que fue asesinado en Logrosán (Cáceres) el 14 de febrero de 2011, al considerarles autores de un delito de asesinato que ocurrió mientras el hombre, de 53 años, dormía en su domicilio familiar.

Consulta aquí más noticias de Cáceres.