El Ayuntamiento de Alcázar de San Juan (Ciudad Real) se personará este martes en el Tribunal de Cuentas para documentar "una supuesta trama de corrupción en Aguas de Alcázar", tal y como lo han anunciado el concejal de Servicios Jurídicos, Mariano Ormeño y el segundo teniente de alcalde, Ángel Montealegre, ambos miembros de grupo municipal de UCIN-CxA.

Una "hoja de ruta perfectamente diseñada" y que, según Ormeño, se ha encontrado manuscrita por el técnico responsable dictando como proceder para "engañar" a la Diputación, a la Junta de Comunidades y al Ministerio de Fomento, en el expediente correspondiente a la iluminación del Parque Cervantes, según ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

"Una obra pagada dos veces por la anterior Corporación municipal socialista, al empresario que verdaderamente hizo la obra y a Aguas de Alcázar, por lo que hubo una sobre facturación de más de 300.000 euros", ha indicado.

En este sentido, Ormeño ha acusado al PSOE, de "realizar prácticas delictivas" a través de la Sociedad de Aguas de Alcázar. "La anterior Corporación del PSOE pagó dos veces la misma obra, y ese dinero en Aguas se destinó a pagar obras de amigos", ha dicho.

El responsable de Servicios Jurídicos ha apuntado que hasta la fecha se ha puesto en manos del Tribunal de Cuentas "infinidad" de expedientes, "los ya conocidos de las obras no realizadas en la zona del mercadillo y por las que se pidió una subvención a la Junta y al Ministerio de Fomento, y la sobrefacturación en el expediente correspondiente al alumbrado del Parque Cervantes por más de 300.000 euros".

"Ambos —ha manifestado— constatados por el Juzgado de Alcázar y a los que ahora también se unirán varias actas de recibimientos de obras falsas firmadas por técnicos y políticos del Ayuntamiento, con mandatos de pago ordenados por la anterior concejala de Hacienda, Ana Belén Tejado y también constatadas por el Juzgado de Alcázar y por un informe pericial".

"Ella que siempre nos acusa de asignar obras a dedo, ella misma afirmaba de su mano mandamientos de pago de más de 300.000 euros al empresario que realizó la obra y a Aguas de Alcázar, estaba pagando dos veces por lo mismo", ha añadido

Ormeño ha informado también de que, tras esta nueva aportación de documentos, "se puede verificar la posible perpetuación de los posibles delitos de prevaricación administrativa, administración desleal de una Sociedad Anónima Municipal y malversación de fondos", a lo que se unirá ahora "la búsqueda de un posible cohecho, es decir, donde está esa sobrefacturación que fue destinada a pagar obras que no se realizaban por Aguas de Alcázar".