MÉS ha advertido este lunes que el avance del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) abre la posibilidad a demoler 7.704 viviendas de diez barrios de Palma.

Según ha informado MÉS per Palma en un comunicado, el PGOU establece aumentos de edificabilidad en estos diez barrios, permitiendo construir más viviendas de las existentes y con una superficie mínima de 80 metros cuadrados por inmueble. "Evidentemente estos aumentos de edificabilidad representan incentivos para impulsar operaciones urbanísticas de demolición y reedificación en estas zonas de viviendas sociales de Palma", advierte MÉS.

El portavoz de los econacionalistas en el Ayuntamiento de Palma, Antoni Verger, ha explicado que el PGOU "abre la posibilidad a que las viviendas sociales de hasta diez barrios se puedan convertir en solares urbanos puestos a disposición de los promotores para que los derrumben y hagan nuevas viviendas".

El grupo municipal considera que esta opción queda abierta con el Avance del Plan General al clasificar éstas como zonas F e indica que el "Camp Redó es el modelo de regeneración urbana del PP de Cort, y así está plasmado el Avance del PGOU: aumentar coeficiente de edificabilidad para que sea atractivo y rentable para los promotores derribar los barrios existentes y volver a edificar de nuevo".

Los barrios afectados por esta "amenaza" son Son Dureta, Son Roca, parte de Son Rapinya, Camp Redó, Indioteria, Verge de Lluc, Son Cladera, Son Gotleu, Foners y Polígono de Levante.

Verger considera inaceptable que esta cuestión no haya sido consultada ni consensuada con los vecinos y ha lamentado que el PP actúe "de espaldas a los ciudadanos, poniendo en evidencia que este gobierno municipal tiene alergia a la participación ciudadana".

"Los vecinos de Son Roca están asustados porque el PGOU abre la puerta a un futuro del barrio que no quieren. No están dispuestos a ceder sus viviendas para que los especuladores hagan y deshagan su barrio", indican los concejales. No obstante, "el barrio reclama ayudas y subvenciones para mejorar los espacios comunes, y no grandes operaciones urbanísticas como las que proyecta el PP".

"Estamos a favor de rehabilitar estas zonas. Es evidente que hay barrios que necesitan mejoras, pero mejoras y rehabilitaciones explicadas y consensuadas con los vecinos. No queremos que desde Cort se incentiven operaciones urbanísticas especulativas tan drásticas como la demolición de 7.704 viviendas", ha declarado Verger.

MÉS presentará alegaciones al PGOU en este sentido ya que actualmente está en periodo de exposición pública hasta el 6 de febrero. "Entendemos que el Plan General marca unas líneas estratégicas y que la concreción de las actuaciones queda para más adelante. Pero no podemos permitir que esta opción quede abierta al avance sin ni siquiera consultar con los vecinos. Se debe suprimir la posibilidad de demoler estos barrios", ha concluido el portavoz.