La sanidad pública andaluza registró en 2014 cifras récord de donantes y trasplantes de órganos y tejidos, con 736 trasplantes de órganos, 50 más que el año anterior, lo que supone un incremento del siete por ciento. Estos se han podido realizar gracias a las 315 donaciones de personas fallecidas —18 más que en 2013— y 64 donantes vivos de riñón. La consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, ha valorado "la solidaridad que han mostrado las familias de los donantes fallecidos, que ha permitido alcanzar cifras históricas".

De los 736 trasplantes de órganos registrados, 453 fueron de riñón —de ellos, cuatro birrenales, 64 de donante vivo y diez infantiles—; 205 de hígado —seis infantiles—, 34 de corazón —uno infantil—, 26 de pulmón y 18 de páncreas. A estos trasplantes de órganos hay que sumar también que más de 2.300 pacientes han recibido implantes de distintos tejidos —córneas, válvulas cardíacas, tejido óseo, segmentos vasculares, etcétera—) y de progenitores hematopoyéticos, con lo que se han alcanzado los 3.000 injertos anuales.

En rueda de prensa, Sánchez Rubio, quien ha estado acompañada por el Coordinador Autonómico del Programa de Donación y Trasplantes de Órganos y Tejidos del Servicio Andaluz de Salud, Manuel Alonso, y el director de la Unidad de Gestión Clínica de Hematología del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, José Antonio Pérez Simón, ha destacado que el incremento en el número de trasplantes y especialmente en los trasplantes renales ha supuesto "una importante mejora de la calidad de vida de estos pacientes".

En este sentido, señala que continúa creciendo el número de trasplantados frente al número de pacientes en diálisis. De los 9.635 pacientes que tienen en Andalucía un tratamiento renal sustitutivo, 4.590 —52,4%— se beneficia de un trasplante renal y no tiene que depender del tratamiento de hemodiálisis. En los países de nuestro entorno, sólo el 30 por ciento de los pacientes se benefician de un trasplante frente al 60 por ciento que reciben tratamiento de hemodiálisis.

Además, las donaciones recibidas han situado la tasa de la comunidad andaluza en 37,5 donantes por millón de población, la más alta conseguida hasta ahora y el doble de las tasas medias anuales alcanzadas por los países de la Unión Europea —19 donantes por millón de población—, superior a la de Estados Unidos —26 donantes por millón de población— y ligeramente superior a la media española de 2013, que se situó en 35,1 donantes por millón de población

Solo un 18%

Dice no a la donación

Pero estos "excelentes" resultado, subraya la consejera, no se hubieran conseguido "sin la generosidad de los andaluces", ya que el porcentaje de negativa de las donación se sitúa en el 18 por ciento, frente a un 45 por ciento que decía "no" hace 20 años. El motivo principal de esta negativa, explica Alonso, "es la falta de información".

En cuanto a las listas de espera, el coordinador autonómico señala que "se ha reducido por cuarto año consecutivo", con un tiempo medio de espera de "entre uno y dos años según trasplante". Así, en 2010, 905 pacientes esperaban un órgano para ser trasplantados y, a 31 de diciembre de 2014, un total de 693 estaban esperando, lo que representa un descenso del 23 por ciento en cuatro años a pesar de que aumentan las indicaciones de trasplantes.

Nuevas estrategias

Junto a los trasplantes realizados, Sánchez Rubio ha destacado las estrategias emprendidas en los últimos años desde la Coordinación Autonómica de Trasplantes para contrarrestar el descenso de muertes encefálicas y accidentes de tráfico "que habría supuesto con seguridad un descenso de las cifras de donantes y trasplantes".

Además, el perfil del donante fallecido de órganos presenta cada vez mayor edad. La edad media ha pasado de 35 años en 1991 a 60 años en 2014. Los donantes menores de 45 años han pasado de representar el 66 por ciento en 1993 a significar sólo el 16 por ciento en 2014. Por el contrario, los donantes de 60 o más años han pasado del seis por ciento en 1993 al 53 por ciento en 2014.

Entre estas estrategias destacan la donación en asistolia conocida como donación a corazón parado, el impulso del trasplante renal de donante vivo, el trasplante renal cruzado, el trasplante birrenal, el trasplante hepático en dominó o en la modalidad de split.

De hecho, en Andalucía, se ha producido un descenso de las donaciones de fallecidos por muerte encefálica en 2014 (277 en 2013 y 268 en 2014). Sin embargo, ha incrementado la donación en asistolia, pasando de 20 en 2013 a 47 en 2014, que representan ya un 15 por ciento del total de donaciones.

En cuanto al impulso del trasplante renal de donante vivo, en 2014, se han realizado 64 trasplantes de donante vivo, cuatro más que en 2013. Sin embargo, en un 30 por ciento de los casos, no es posible ceder un riñón, ya sea por incompatibilidad de grupo sanguíneo o por problemas inmunológicos. En estos casos se desarrolla la donación cruzada entre aquellas parejas —-donante-receptor— que son incompatibles entre sí, pero que son compatibles con otras que tienen el mismo problema. Andalucía ha realizado ya 30 trasplantes cruzados, más de un 25 por ciento del total de trasplantes de los realizados en España. En cuanto al trasplante birrenal, en 2014 se han realizado cuatro en Andalucía, todos ellos en el Hospital Regional de Málaga.

Los trasplantes hepáticos 'en dominó' y en la modalidad de 'split', en las que, a partir de solo hígado, se hacen dos trasplantes son otras dos técnicas avanzadas que se pueden realizar en Andalucía. En el caso del trasplante en dominó, en 2014, el Hospital Virgen del Rocío llevó a cabo dos trasplantes. En el caso del trasplante 'split', hasta el momento, se han realizado doce trasplantes de este tipo.

494

Trasplantes de progenitores hematopoyéticos

En 2014, se ha vuelto a conseguir un máximo histórico de trasplantes de progenitores hematopoyéticos en Andalucía. Se han realizado 494 trasplantes de progenitores hematopoyéticos —74 más que en 2013, lo que representa un incremento del 18%—. Los progenitores hematopoyéticos son las células progenitoras de la sangre y son la fábrica de todos los tipos de células sanguíneas, tienen la capacidad de implantarse en la médula ósea de un paciente y dar lugar a un sistema inmune sano.

Por otra parte, desde su puesta en marcha en 2013, el Plan de Médula Ósea en Andalucía ha impulsado la obtención de nuevos donantes para el Registro español de Donantes de Médula Ósea (Redmo). Así, en la actualidad son 33.013 los donantes registrados, 7.048 sólo en el año 2014, año en el que se realizaron 78 trasplantes. Actualmente, más del 90 por ciento de los pacientes encuentran un donante compatible a través de este registro.

El Banco de cordón de Andalucía dispone de más de 26.000 unidades de sangre de cordón umbilical listas para trasplante, el 40 por ciento de las existentes en España. En 2014, se registraron un total de 4.131 donaciones y se han realizado un total de 472 trasplantes de progenitores hematopoyéticos realizados con unidades de sangre de cordón umbilical procedentes del Banco de Málaga, 73 en 2014.

Trasplantes haploidénticos

No obstante, aún hay un diez por ciento que no dispone de un donante familiar o un donante voluntario del registro internacional compatibles. Par ellos, existen los trasplantes haploidénticos. En ellos se emplean los progenitores hematopoyéticos —células madre de la médula ósea— procedentes del padre o de la madre o de un familiar no compatible y se usan nuevas estrategias de manipulación de la respuesta inmune postrasplante que evitan los riesgos derivados del trasplante de células no compatibles. Se han realizado un total de 59 de este tipo en 2014.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.