Indigente
Una indigente pide limosna. ARCHIVO

Una juez ha citado este martes como imputado a un enfermero del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla que en octubre de 2013 atendió a un indigente polaco que murió poco después de ser dado de alta, lo que supondrá la comparecencia del cuarto imputado por esta causa después de los testimonios de tres médicos.

La juez de Instrucción 5 de Sevilla ha citado al enfermero que atendió en la sala de triaje del hospital al joven Piotr Piskozub, que medía 1,83, pesaba 45 kilos y murió el 2 de octubre en un albergue municipal poco después de recibir el alta.

Además de la declaración del enfermero, la juez ha citado el 25 de enero como testigos a dos policías que recogieron al joven y lo llevaron al hospital y al trabajador social que lo recogió del centro sanitario y lo trasladó al albergue en el que murió.

Uno de los médicos auscultó al joven y le ayudó a encontrar un alojamiento y comida, que era lo que pedía

El último médico imputado en declarar lo hizo el pasado 9 de diciembre, cuando dijo que le dio el alta porque no le detectó ningún síntoma para ingresarlo más allá de su deterioro físico porque era alcohólico, no comía y estaba en la calle, según le dijo el indigente.

Este médico auscultó al joven y le ayudó a encontrar un alojamiento y comida, que era lo que pedía y por lo que incluso le dio las gracias tras culminar las gestiones, dijo el doctor a la juez.

También han declarado dos médicos imputadas en la causa, que han asegurado que su intervención se limitó a ayudar al compañero de urgencias para derivarlo a asuntos sociales, pero sin participar en las pruebas que le hicieron ni en el diagnóstico.

La acusación popular la representa la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía y la particular la ejercen la madre y el hermano del fallecido.

Cumplieron todos los protocolos

Ante la juez también ha declarado como testigo el coordinador del servicio de urgencias del hospital, que calificó como "exquisito" el trato que dispensaron todos los profesionales del centro sanitario al joven.

El responsable médico explicó que se cumplieron todos los protocolos previstos y que se hizo "todo lo que se tenía que hacer" con el joven fallecido.

El informe forense, sin embargo, recoge que, según las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), presentaba "un estado de desnutrición severa".

Ese estado debió ser tratado, según el informe, con hospitalización para paliar su malnutrición y obligaría a realizar pruebas diagnósticas para la detección de las enfermedades de base que padecía.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.