Un jurado popular juzgará desde este lunes, a partir de las 9.30 horas en la Audiencia Provincial de Baleares, al acusado de matar a puñaladas a un amigo en una casa de campo abandonada ubicada en el Camí Vell de Jesús, en Santa Eulària (Ibiza), en la madrugada del 1 de enero del pasado año. La Fiscalía reclama diez años de cárcel para el reo.

En concreto, el Ministerio Público le acusa de un delito de homicidio consumado, por el que solicita además que indemnice con 90.000 euros a los padres de la víctima. Asimismo, pide que se le aplique la atenuante de grave adicción a sustancias estupefacientes, puesto que en el momento de los hechos estaba afectado por el prolongado consumo de cocaína y heroína desde hacía siete años.

Según el escrito de calificación de la Fiscalía, Jan K., de nacionalidad checa, se enojó tras presenciar cómo su amigo discutía con la novia de aquél y le propinaba un golpe en la cara, por lo que, con ánimo de acabar con su vida, le asestó varias puñaladas con una navaja tipo 'swat americano' de 3 centímetros de ancho y al menos 10 de largo.

Según la acusación pública, una de las puñaladas, de 3 centímetros, la propinó en la región supracavicular derecha, desgarrando la vena cava superior y provocando con ello la muerte de la víctima, quien tenía 25 años.

El acusado, que tenía sus facultades volitivas e intelectivas parcialmente afectadas por el consumo de drogas, se encuentra en prisión provisional desde el día de los hechos. La Fiscalía reclama que continúe en la cárcel por entender que subsisten los motivos por los que se acordó su privación de libertad sin fianza.