Concierto para Orquesta de Bartók y la Sinfonía 12 de Shostakovich centran el segundo encuentro de Gourlay con la OSCyL

El Concierto para Orquesta del compositor húngaro Béla Bartók y la Sinfonía número 12 de Shostakovich protagonizarán, los próximos viernes y sábado, el segundo encuentro de la temporada de Andrew Gourlay, principal director invitado, con la Orquesta Sinfónica de Castilla y León (OSCyL).
El principal director invitado de la OSCyL Andrew Gourlay
El principal director invitado de la OSCyL Andrew Gourlay
CCMD

El Concierto para Orquesta del compositor húngaro Béla Bartók y la Sinfonía número 12 de Shostakovich protagonizarán, los próximos viernes y sábado, el segundo encuentro de la temporada de Andrew Gourlay, principal director invitado, con la Orquesta Sinfónica de Castilla y León (OSCyL).

El séptimo concierto de la temporada, programado en esta ocasión para el viernes y sábado 16 y 17 de enero, reúne dos obras "que dan el protagonismo a la OSCyL", según destaca el Centro Cultural Miguel Delibes en una información recogida por Europa Press; la formación se convierte así en solista bajo la batuta del joven Gourlay, que cierra con este recital su presencia en la presente temporada de la formación.

El Concierto para Orquesta de Bartók fue un encargo de la Fundación Koussevitzy, presidida por el director de orquesta Serge Koussevitzy, que fue quien dirigió a la Boston Symphony Orchestra en su estreno en 1944, y pertenece a la etapa en la que Bartók abandonó su país y se trasladó a Nueva York.

El éxito de la obra, que se aleja de la tonalidad tradicional y tiene muchos elementos del folclore húngaro, especialmente el uso de modos y escalas no convencionales "y un tratamiento concertante de grupos de instrumentos como si fuesen solistas", le proporcionó nuevos encargos.

En la segunda parte se podrá escuchar la Sinfonía nº 12 en Re menor, titulada 'El año 1917', de Dimitri Shostakovich; editada con la dedicatoria 'En recuerdo a Vladimir Ilyich Lenin', la pieza nació de un proceso de casi 30 años y con el fin de rendir homenaje al líder político y busca reflejar el triunfo de la revolución soviética.

Las citas de canciones revolucionarias en 'La revolucionaria ciudad de Petrogrado', el cuartel general de Lenin en el lento adagio 'Razliv', el buque bombardero 'Aurora', protagonista del inicio de la revolución, y 'El amanecer de la humanidad', que simboliza el triunfo de la revolución, articulan los cuatro movimientos de esta sinfonía "que, sin interrupción, describen este momento político del imperio ruso".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento