El obispo espera que la Magna Mariana sea "un acontecimiento grandioso" y que supere al Vía Crucis Magno

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, ha dicho esperar que la procesión extraordinaria Magna Mariana Regina Mater, que reunirá en las calles de la capital cordobesa el próximo sábado 27 de junio a 24 vírgenes coronadas de la provincia, sea "un acontecimiento grandioso" y que supere al Vía Crucis Magno de la Fe celebrado en 2013, que congregó a más de 150.000 personas.
El obispo observa la Catedral desde el campanario de la torre
El obispo observa la Catedral desde el campanario de la torre
EUROPA PRESS

En una entrevista concedida a Europa Press, el obispo ha recordado que la Magna Mariana se va a llevar a cabo "por iniciativa de las propias cofradías", que él acogió "con agrado", ante la perspectiva de que "el mundo cofrade quiera, con su propio lenguaje, expresar y sacar a la calle pacíficamente aquello que celebramos en los templos, entre otras razones porque la fe no puede quedar reducida a las conciencias y a los templos, sino que debe expresarse públicamente, desde el respeto y en un clima de convivencia".

De esta forma, "la iniciativa de la Magna Mariana tiene un sentido profundo, pues ha surgido al hilo de la unión de la Iglesia y de María, que está expresada visiblemente en las imágenes" que saldrán en la procesión, que son "preciosas y que, además, son patronas en distintos lugares" de la provincia y, dado que "hay muchas, se hizo una selección que implicó elegir a las vírgenes coronadas".

El resultado, según ha señalado Demetrio Fernández, es que "la iniciativa ha sido acogida con grandísimo fervor" y serán las citadas 24 imágenes las que compongan la Magna Mariana, es decir, superando a "los 17 pasos del Vía Crucis Magno, que eran todos de Córdoba capital", mientras que ahora solo siete de las imágenes serán de Córdoba capital y el resto llegarán de la provincia.

El Vía Crucis Magno, según ha recordado el obispo, "concitó a cerca de 200.000 personas en un acontecimiento memorable para la ciudad de Córdoba, la cual se vistió de gala para el Vía Crucis, al que le dio una belleza única, que ha llegado al mundo entero", mientras que "la Magna Mariana traerá a Córdoba a una veintena de imágenes coronadas de la Virgen, con sus respectivos fieles devotos", de municipios de toda la provincia y de Córdoba capital.

En consecuencia, Demetrio Fernández espera que "sea un acontecimiento grandioso" y "es de suponer que superará al Vía Crucis Magno", en cuanto al interés que suscitará, convirtiendo a la ciudad, como ya ocurrió entonces, en "un hervidero" de personas llegadas de toda la provincia y también "de fuera de ella".

En cuanto al recorrido de la Magna Mariana, éste culminará en la Catedral de Córdoba, "que es el templo principal de la comunidad cristiana en Córdoba, la antigua mezquita", que abrirá sus puertas para la Magna Mariana, "y será como si la Catedral fuese visitada por María Santísima en sus distintas imágenes", buscando con ello "escenificar la unión de María e Iglesia, con motivo del 750 aniversario de la Catedral de Córdoba", en cuyo interior culminará con un acto religioso la Magna Mariana.

Previamente, todas las imágenes, llegadas desde distintos templos de la ciudad, ya sean propios o de acogida temporal, en el caso de las vírgenes coronadas procedentes la provincia, se habrán reunido en la Cruz del Rastro, que será el punto inicial del recorrido de la procesión extraordinaria, que seguirá el mismo camino diseñado para el Via Crucis Magno, es decir, recorrerá el Paseo de la Ribera, pasará bajo la Puerta del Puente y tomará después por la calle Torrijos para entrar en la Catedral por la Puerta del Perdón y el Arco de Bendiciones.

En este punto, el obispo ha concluido destacando que él ha apoyado desde un principio la Magna Mariana porque le parece que "en Andalucía la piedad popular no es un analgésico, sino que es un estimulante, y necesitamos estimulantes de la esperanza", estando Demetrio Fernández seguro de que "la Magna Mariana "es un estimulante para la fe, para la vida y para la esperanza de un pueblo que sufre".

Imágenes participantes

De las imágenes que participarán en la Magna Marina, la mayor parte responden a la iconografía de la Virgen con el Niño Jesús en los brazos, excepto la de los Ángeles de Hornachuelos. De la provincia únicamente acudirá una dolorosa, la Soledad de Priego, pues, además de la Virgen de los Remedios de Aguilar, que sale el Jueves Santo bajo palio y también lo hace en romería gloriosa con el Niño Jesús, las otras dos dolorosas de la cita (Dolores y Rosario) son de Córdoba capital.

Las imágenes participantes y su año de coronación son: María Auxiliadora (Montilla, 1950), Valle (Santaella, 1952), Dolores (Córdoba, 1965), Castillo (Carcabuey, 1982), Cabeza (Rute, 1986), Remedios (Villafranca, 1986), Purísima Concepción (1987), Salud (Castro del Río, 1990), Rosario (Córdoba, 1993), Ángeles (Hornachuelos, 1994), Fuensanta (Córdoba, 1994), Soledad (Priego, 1994), Veredas (Torrecampo, 1994), Estrella (Villa del Río, 1995), Remedios (Aguilar, 1996), Piedad y Antigua (Iznájar, 2000), Socorro (Córdoba, 2003), Sierra (Cabra, 2005), Gracia (Benamejí, 2007), María Auxiliadora (Córdoba, 2009), Belén (Palma del Río, 2010), Campo (Cañete de las Torres, 2010), Linares (Córdoba, 2011) y Carmen (Córdoba, 2012).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento