Mejor preparados y con objetivos vulnerables: el retorno de yihadistas inquieta en Europa

  • El trágico episodio vivido esta semana en París ha aumentado la alerta de muchos países de la UE.
  • Se cuentan por cientos y miles los captados, adoctrinados, radicalizados y enviados a conflictos como los de Siria e Irak en países como Francia, Bélgica o España.
  • De los 600 retornados 'fichados' por España, el 80% se habría integrado en las filas del Estado Islámico o Daesh, en pugna con Al Qaeda.
  • Estas cifras son muy inferiores a las manejadas por otros países europeos.
  • Internet es la principal fuente de la que beben estos terroristas.
Uno de los detenidos en mayo de 2014 por pertenecer a una red internacional de captación y envío de yihadistas para su integración en organizaciones terroristas.
Uno de los detenidos en mayo de 2014 por pertenecer a una red internacional de captación y envío de yihadistas para su integración en organizaciones terroristas.
ARCHIVO

Captados, adoctrinados, radicalizados y enviados a conflictos como los de Siria e Irak para luchar en nombre del yihadismo. El retorno a Europa de los "combatientes extranjeros", entrenados en el terror, se ha convertido en el gran desafío ante la incógnita de predecir cuándo se activarán como terroristas.

De hecho, este fenómeno y, sobre todo, las medidas para controlarlo, es un tema central en la cumbre mundial que reúne este domingo en París a los máximos responsables de Interior de los países europeos más afectados por el terrorismo y Estados Unidos, además del coordinador antiterrorista de la Unión Europea y el comisario europeo de Asuntos de Interior.

Los datos de España

Y aunque las fuerzas de seguridad son muy cautelosas en cifrar cuántos yihadistas han podido volver al viejo continente, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha apuntado que el número ascendería a 600 terroristas retornados a países europeos de los alrededor de 3.000 que habrían viajado a zonas de conflicto, sobre todo a Siria e Irak.

Ocho de cada diez, según informes policiales, se habrían integrado en las filas del Estado Islámico o Daesh, en pugna con Al Qaeda, la marca que durante más de dos décadas ha representado la principal amenaza yihadista, por hacerse con el protagonismo del terror.

En España, los servicios de Información son prudentes en ofrecer datos sobre el número de terroristas que han salido de nuestro país (Interior cifra en unos 70) y son aún más recelosas en revelar los que han podido regresar. Se calcula, con todo, que ambas cifras son inferiores a las que maneja Francia o Bélgica donde los desplazados se cuentan por centenares.

Pero la preocupación no es menor. Fuentes de la lucha antiterrorista consultadas advierten del riesgo del retorno de estas personas, con unos grandes conocimientos sobre prácticas terroristas.

Se van de España (Ceuta y Melilla siguen siendo los puntos calientes de captación, sin olvidar focos en Cataluña) convencidos totalmente de su papel como  guerreros en la causa de la Yihad global cometiendo un atentado o inmolándose en una acción terrorista en Siria o Irak.

Una experiencia en combate extremadamente peligrosa en caso de que vuelvan y cuyas intenciones son muy difíciles de predecir, aunque las fuentes consultadas tienen claro que los terroristas regresan con un oficio bien aprendido.

Mejor preparados y con objetivos vulnerables

Ejemplo de esta "profesionalidad", apunta una fuente de la lucha antiterrorista, ha sido el atentado perpetrado en París contra el semanario Charlie Hebdo donde los terroristas, con un buen manejo de las armas que portaban, habían marcado muy claramente sus objetivos.

Puede ser, asegura, un síntoma de un "salto cualitativo" en la forma de actuar de los terroristas que en lugar de buscar "objetivos vulnerables" como denominan los expertos policiales a lugares como paradas de autobús, acontecimientos deportivos o centros comerciales, se decanten por sembrar el terror en sitios o hacia personas más concretas, con atentados diseñados al milímetro.

Internet es la principal fuente de la que beben estos terroristas silenciosos que se pueden activar en cualquier momento como actores solitarios o integrados en células o en grupos mínimamente estructurados.

Controlar su vuelta puede parecer misión imposible, aunque expertos en la lucha antiterrorista no niegan que se "vigila" preventivamente a grupos o personas "sospechosas". No más de una veintena, objetivos que también cambian en función de los movimientos que estos realizan.

Fruto del trabajo policial son las 33 detenciones practicadas el pasado año en España, muchas de ellas de forma conjunta con las fuerzas de seguridad marroquíes.

El Gobierno insiste en que "no baja la guardia" y en que nuestro país no sufre una mayor amenaza que el resto de su entorno, si bien las fuentes consultadas reconocen que existe propaganda yihadista en internet, algo que tampoco es nuevo, en referencias como que España es tierra del islam invadida por infieles.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento