Alerta en París
Atentados en París. ARCHIVO

Las fuerzas de seguridad de Francia han iniciado, alrededor de las 17.00 horas, el asalto a la imprenta donde estaban atrincherados los dos supuestos yihadistas que perpetraron la masacre contra el semanario Charlie Hebdo.

En la zona se han escuchado varios disparos y se ha podido ver una gran columna de humo blanco. Según medios franceses, el resultado de la operación es la muerte de los hermanos yihadistas Kouchi y la liberación del rehén, que está ileso, aunque no está confirmado oficialmente. Tres policías han resultado heridos durante el asalto a la imprenta. El supuesto rehén, al parecer, permaneció escondido de los terroristas sin que estos se percatasen de su presencia.

La orden de asalto la ha dado el ministro de Interior francés

La orden de asalto la ha dado el ministro de Interior francés, Bernard Cazeneuve.

Ambos fueron acorralados por las fuerzas de seguridad en Dammartin-en-Goele, al noreste de París, tras haber protagonizado un tiroteo con la policía, informaron fuentes policiales, en una operación complicada. 

Entonces, la policía dio órdenes de que los habitantes de Dammartin-en-Goele de que no abandonaran sus hogares, que cerrasen las puertas y que no se asomaran a las ventanas. El ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, confirmó que había "una operación en marcha" en la localidad, unos 35 kilómetros al noreste de París, contra los presuntos autores de la masacre del Charlie Hebdo.

La zona industrial de esa localidad es el lugar en el que se atrincheraron los dos terroristas y en la que tomaron como rehén a un trabajador de una empresa.

La zona fue tomada por el despliegue policial,  incluidos al menos cuatro helicópteros sobrevolando la zona y decenas de vehículos así como cientos de agentes y fuerzas especiales.

En torno a las 08.40 horas, de acuerdo con fuentes en la zona, los dos hombres arrebataron por la fuerza su vehículo, un Peugeot 206, a una mujer en la localidad de Montagny-Sainte-Félicité, en el departamento del Oise, quien los identificó como los hermanos Kouachi. Unos minutos más tarde, ya en Dammartin-en-Goele se produjo un tiroteo con la policía en la carretera N2, tras lo que volvieron a huir, hasta refugiarse en la imprenta.

La localidad fue declarada zona militar y los alumnos de las escuelas próximas fueron confinados en el interior, donde se les echaron al suelo y donde permanecieron hasta que comenzaron a ser evacuados en autobuses y en grupos pequeños hasta un lugar seguro. Tampoco se permite la entrada o salidad de la localidad, ni el tránsito de personas por esta localidad, de unos 8.000 habitantes. Los hospitales fueron puestos en estado de prealerta.