Un pastor alemán que mueve la cola
El lado hacia el que los animales mueven la cola indica la parte del cerebro que están usando, y por lo tanto, lo que sienten (RESCUECHINK) FLICKR

Casi cualquier dueño sabe interpretar el estado de ánimo de su perro por pequeños detalles, como las orejas erguidas o el movimiento de su rabo.

Lo que pocos saben es si se puede acertar sobre su humor según el lado hacia el que el animal mueva la cola.

El estudio que lo demuestra es obra de los italianos Giorgio Vallortigara, un investigador de la universidad de Trieste, y los veterniarios Angelo Quaranta y Marcello Siniscalchi, de la Universidad de Bari, y ha sido citado por The New York Times.

Casi todos los animales dedican la parte izquierda de su cerebro a la aproximación y enriquecimiento de energía

Su trabajo recuerda que casi todos los animales dedican la parte izquierda de su cerebro a la aproximación y enriquecimiento de energía, que en el hombre se traduce en sentimientos positivos: amor, afecto o sensación de seguridad.

El lado derecho se utiliza para lo contrario: retirada y gasto de energíam que se asocian a sentimientos como el miedo o la tristeza.

Pero en los perros, la cola no está ni a la derecha ni a la izquierda. Está en el medio, mostrando asimetría emocional.

Tras trabajar con decenas de ejemplares, los investigadores estudiaron los movimientos de sus colas, llegando a la conclusión de que ver a sus amos provoca en ellos un movimiento brusco hacia la derecha y ver a un perro desconocido y agresivo, lo mismo pero hacia la izquierda.

Aunque estos dos casos son extremos (de afecto y de agresividad), los investigadores han utilizado a humanos desconocidos o a gatos para corroborar que, cuando un perro hace girar su cola hacia la izquierda, es mejor tener cuidado.