El Club de Nordic Walking Zaragoza cumple tres años este mes de enero y, a lo largo de este tiempo, figuran inscritos un total de 123 aficionados a la marcha nórdica.

La afición al esquí de fondo y ocasionalmente con raquetas motivó a su actual presidente, Pedro Pallás, y a un grupo de amigos a crear el Club en enero de 2012. Ese primer año se alcanzaron los 66 inscritos y en 2013 se llegaron a los 88 para alcanzar la cifra actual de 123 socios durante el pasado año.

Los datos revelan que desde su origen no ha parado de crecer y, sin grandes acciones de publicidad, la existencia del Club se ha dado a conocer en numerosos ámbitos, principalmente por las recomendaciones de los propios asociados que han comprobado empíricamente las bondades de este deporte.

Surgido en Finlandia en los años 30 por los esquiadores que precisaban de un entrenamiento continuado durante los meses de verano, en los años 60 una profesora lo introduce en las escuelas y universidades como una actividad física innovadora, concretamente en 1966.

Se populariza en los 80 en el norte de Europa y a España llega en 1996, cuando se comienzan a conocer la técnica de este deporte. En el año 2000 se crea la INWA (Internacional Nordic Walking Asociación) a la que se adherirá unos años más tarde el Club Nordic Walking Zaragoza.

Gratificante y estimulante

La primera actividad promocional sin haber creado el club se realiza en noviembre de 2007, ha relatado Pedro Pallás para explicar que "poco a poco se convierte en una actividad más reglada hasta que la demanda creciente de aficionados obliga a establecer unos requisitos mínimos, como un seguro, para realizar las excursiones más largas".

"Es muy gratificante" asegura Pedro Pallás al echar la vista atrás y comprobar la evolución del Club, "y lo es más cuando es algo que has creado tú y compruebas que a la gente le gusta y lo practica. Esto te estimula a continuar".

Satisfecho del eco que ha tenido su iniciativa, ha asegurado, contundente, en declaraciones a Europa Press, que "es muy reconfortante" para destacar que "la gente que acude es de carácter muy sano y le une, además de la afición a este deporte, el bienestar que produce el contacto con la naturaleza y disfrutar al aire libre".

No obstante, ha sido firme al señalar que "sobre todo es una actividad física sociabilizadora porque se comparte la experiencia con otros aficionados, se puede conocer a más gente y, además, se utiliza para programas de terapia contra la depresión y también de rehabilitación de lesiones musculares y óseas, como esclerosis múltiple o artritis reumatoide", entre otras.

Una de las ventajas de este deporte es que abarca un espectro muy amplio de población. El aficionado de mayor edad del Club Nordic Walking Zaragoza tiene 82 años y "es de los más fieles a las citas semanales" que se convocan los martes y jueves para practicar por zonas verdes de la ciudad.

"El éxito es que es muy accesible a todo tipo de público" subraya Pedro Pallás y comenta que "mujeres que no han hecho deporte habitualmente acceden a la marcha nórdica, que no es complicada, ni costosa y que reporta grandes beneficios para la salud".

Muy completo

Este deporte es muy adecuado como complemento a programas de reducción de peso por su entrenamiento suave y completo, que moviliza el 90 por ciento de los músculos del cuerpo, mejora la capacidad cardiopulmonar, favorece la circulación sanguínea, descarga parte del peso corporal en los bastones y promueve hábitos posturales correctos.

Además, de las 'quedadas' de entre semana, mensualmente se realiza un excursión de unos 20 kilómetros. Este pionero del Nordic Walking en Zaragoza se encarga de programar las marchas nórdicas mensuales, en colaboración con los pioneros del Club Nordic Walking Zaragoza.

También, mensualmente, este coach nacional INWA imparte cursillos para iniciar a los noveles en este deporte y la información se puede obtener en la web 'www.nordicwalkingzaragoza.es' El Parque del Agua de Zaragoza es el escenario donde un domingo al mes los debutantes reciben la instrucción básica para aprender la técnica y el correcto uso de los bastones.

Ya iniciados en el Nordic Walking los aficionados pueden emprender la marcha por cualquiera de los múltiples senderos y vías verdes que Zaragoza pone a sus pies.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.