Jesús Abandonado ha multiplicado durante 2014 los servicios de alimentación que presta a os ciudadanos necesitados y solo en los diez primeros meses del año ya ha sobrepasado los servicios que se dieron en todo el año 2013, según han hecho saber a Europa Press el presidente del Patronato, José Fernández, y el director de la Fundación, Daniel López.

De hecho, en el mes de noviembre de 2014, el comedor social de Jesús Abandonado ha prestado 20.251 servicios de alimentación, lo que supone atender unas 300 personas al día. Estas cifras contrastan con los 17.227 personas atendidas en el comedor en el mismo mes de 2013; y las 15.599 del año 2012.

Por otro lado, López ha señalado que la población española atendida en las instalaciones de Jesús Abandonado se han equiparado en 2014 con las de la población inmigrante. Hasta septiembre, el 53 por ciento de la población atendida era extranjera, y el 47 por ciento restante de origen nacional, y López aclara que este equilibrio no se debe a que haya caído la población de origen extranjero, que se ha mantenido estable, sino a la incorporación de población nacional necesitada.

"Tenemos más clientela que nunca, lo que no quiere decir que nos vaya bien, sino al contrario", puntualiza Fernández, quien destaca que Jesús Abandonado, institución de la Diócesis de Cartagena con cerca de 30 años de historia, tiene "que atender a las personas que nos necesitan, sea cual sea su realidad, su procedencia, sus creencias o su aspecto".

López aclara que el perfil de los atendidos es múltiple, pero reconoce que, en los últimos meses, ha aumentado el perfil de la población nacional cuya principal problemática es la falta de trabajo. Se trata, puntualiza, de parados a los que se les van acabando las ayudas y prestaciones, cuyo margen de edad oscila desde los 25 a los 50 años.

Otros servicios prestados

Fernández ha indicado que Jesús Abandonado cuenta con la infraestructura necesaria para satisfacer cualquier necesidad que tenga una persona sin hogar, y no solo comer y dormir. Estas personas, añade, necesitan "que las quieran, que las acojan, las escuchen y las orienten, casi más que comer".

En total, la Fundación llega algunos días a prestar mil servicios, entre comidas, desayunos y cenas, según Fernández, quien indica que se han llegado a multiplicar un 15 por ciento de media con respecto a 2013. Además, la Fundación cuenta con un servicio de enfermería, un centro de larga estancia, una ropería, presta atención social y enseña oficios para dar empleo a los atendidos.

El director ha indicado que Jesús Abandonado presta servicios como los programas de inserción laboral a través de dos proyectos denominados Incorpora y Emplea. Asimismo, la Fundación ha puesto en marcha un programa de vida autónoma para personas sin hogar que están saliendo de su situación y están reconstruyendo su vida.

En concreto, los beneficiarios de este último programa viven su vida de forma autónoma con un tutelaje, realizando un itinerario de inserción, y están en la última etapa consistente en encontrar un posible trabajo para evitar la cronificación de su situación.

Jesús Abandonado también cuenta con su centro de acogida, que dispone de un total de 148 plazas. La Fundación tiene proyectos de alojamiento de larga estancia y otro de corta-media estancia, por lo que pueden estar alojados desde tres días hasta años.

Fernández ha señalado que la Fundación cuenta también con ocho voluntarios dentistas que dan un servicio de odontología en Santa Catalina con todos los aparatos necesarios para atender cualquier problema bucal, y cuentan con la colaboración de podólogos y ginecólogos.

Este año, como novedad, Jesús Abandonado ha habilitado lavadoras para que las personas que pasan la noche en sus instalaciones puedan limpiar su ropa. "Si quieren dejar su ropa, hay un equipo de voluntarios que las lavan, tienen secadoras y por la mañana se pueden llevar su ropa limpia".

Cena de nochebuena y navidad

La Fundación ofrece, como es tradicional, su menú de Nochebuena y de Nochevieja adaptado a las circunstancias.

Por ejemplo, para Nochebuena ha preparado unos aperitivos con entrantes con mojama y productos desalados; así como caldo con pelotas y cordero. Previamente, a las 19.00 horas, tendrá lugar la en su sede de la carretera de Santa Catalina, número 55, oficiada por el obispo de la Diócesis de Cartagena, José Manuel Lorca Planes.

En Nochevieja, la cena será parecida y Jesús Abandonado entregará unos botes que le donan y que contienen 12 uvas para celebrar el nuevo año. No obstante, López explica que las celebraciones "se hacen muchas veces difíciles, porque están lejos de familiares y amigos muchos de ellos".

Solidaridad de los murcianos

Respecto a la solidaridad de los murcianos, López ha aclarado que Jesús Abandonado no va pidiendo dinero por las casas, ya que advierte que hay gente que va pidiendo en su nombre.

Para colaborar con Jesús Abandonado, López explica que los ciudadanos pueden hacerse voluntarios, que actualmente suman 240 y juegan un papel "fundamental" porque la institución que nació a manos de voluntarios y se mantiene gracias a ellos. De hecho, espera que el número de voluntarios suba el año que viene a la cifra de 300.

A este respecto, Fernández ha reconocido que los voluntarios son el mayor activo de la Fundación, que "no podría funcionar si tuviéramos que meter a 240 personas pagando".

Además, los ciudadanos pueden hacer donaciones de comida, sobre todo comida no perecedera y, por último, pueden hacer donativos económicos en cualquier caja de ahorro, banco, en los buzones o haciendo alguna suscripción, "aunque sea de tres euros al mes".

Consulta aquí más noticias de Murcia.