Yoani Sánchez
La disidente cubana Yoani Sánchez habla durante una conferencia sobre la libertad de expresión en Cuba, en Puebla (México). EFE

Varios disidentes cubanos han sido detenidos en La Habana poco antes de que tuviera lugar una performance de la artista Tania Bruguera en la Plaza de la Revolución, según publican varios medios.

Entre los arrestados se encuentra el marido de la bloguera Yoani Sánchez, Reinaldo Escobar, según ha confirmado ella misma en su cuenta de Twitter: "Se llevan a mi esposo @rescobarcasas y a @eliecer_cuba en una patrulla policial esposados", ha escrito.

También han sido arrestados algunos miembros de la redacción del diario 14ymedio, del que Escobar es editor, como Víctor Ariel González, Claudio Fuentes y el activista Eliécer Ávila, según ha confirmado a Efe por teléfono Luz Escobar, hija de Reinaldo. La misma Tania Bruguera también podría estar entre los detenidos.

Según el relato Luz Escobar, su padre fue detenido junto a Ávila cuando se disponían a salir del edificio por la mañana y ella misma presenció su arresto. Ni ella ni Yoani Sánchez han podido salir del edificio porque una patrulla de la policía se encuentra estacionada enfrente y están controlando la entrada del inmueble.

El montaje artístico es una "tribuna pública" para que los cubanos expresen "pacíficamente sus ideas sobre su nación y su futuro a partir del restablecimiento de las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos", según una plataforma llamada "Yo también exijo" que en los últimos días ha divulgado la convocatoria.
 
La artista, de 46 años y que ha residido los últimos tres años en Nueva York, describió esta iniciativa como "una 'performance' en la cual se está haciendo uso del arte para entrar en un tejido social".

Bruguera dirigió hace unos días una "carta abierta" a los presidentes de Cuba, Raúl Castro, y de EE.UU., Barack Obama, en la que exponía la idea de que los cubanos salgan a las calles este martes "a celebrar no el fin de un bloqueo/embargo sino el principio de sus derechos civiles".

Además, propuso a Castro presentar en la Plaza de la Revolución una nueva versión de su "performance" "El susurro de Tatlin", título de la polémica obra de micrófonos abiertos que Bruguera presentó en la Bienal de La Habana de 2009.