El turismo rural para la Nochevieja de 2014 en la provincia de Málaga presenta las mejores perspectivas desde 2008, con una ocupación que roza el 80 por ciento.

Así, según los datos de Rural Andalus facilitados por la Diputación de Málaga, las reservas se han incrementado un nueve por ciento con respecto al pasado Fin de Año, aumento muy superior al de 2013, que fue del uno por ciento.

Este hecho se debe a un mayor número de reservas en hoteles y de viviendas de pequeño tamaño, sobre todo alquiladas por parejas, han precisado. No obstante, el grueso del turismo en Nochevieja lo tienen las familias, que despiden el año en casas más grandes y permanecen una media de tres noches, desde el 31 de diciembre al 2 de enero.

Nochevieja es uno de los periodos que se suele reservar con mayor antelación, en concreto con hasta dos meses y medio, debido a la alta demanda de alojamiento rural en estas fechas. Así, desde Rural Andalus han recalcado que aunque el 78 por ciento de ocupación de 2014 es mucho mayor que en años pasados, todavía no alcanza el lleno total que se daba hace poco más de un lustro.

Los turistas que optan por alojarse en establecimientos rurales la última noche del año son casi en su totalidad de procedencia local y andaluza; de hecho, las primeras casas que se alquilan suelen ser las ubicadas más cerca de la capital malagueña, aunque también se opta por otros municipios de interior y por destinos andaluces como Cazorla, Las Alpujarras o Grazalema.

Más plazas de interior

En el caso de Málaga, la oferta rural se ha incrementado. Así, este año cerrará con 1.668 establecimientos de este tipo para un total de 22.499 plazas, lo que supone un incremento del 2,8 por ciento en relación con 2013 y del 38 por ciento si se toma como referencia los últimos cinco años. El interior aporta alrededor del 13 por ciento del total de plazas de alojamiento turístico en el conjunto del territorio malagueño.

Por comarcas, la Serranía de Ronda concentra el 29,6 por ciento del total de plazas del interior de la provincia, un total de 6.660, tras culminar un crecimiento del 12,6 por ciento en el último lustro. La Axarquía ha aumentado su oferta de alojamiento en un 19 por ciento desde 2010 y actualmente supone el 20 por ciento del total de la oferta de interior (4.358 plazas).

La de Antequera, por su parte, acapara el 16,3 por ciento del total de plazas del interior (3.660) tras haber experimentado un crecimiento del 28 por ciento entre 2010 y 2014. El Valle del Guadalhorce concentra el 13,5 por ciento, con 3.046, tras haber subido su oferta un 13,5 por ciento en este mismo periodo.

La Sierra de las Nieves, han precisado desde la institución en un comunicado, ha incrementado su oferta un 18,3 por ciento en cinco años y hoy por hoy supone el 9,3 por ciento del total de la oferta de interior (2.084). Guadalteba concentra el 6,3 por ciento del total de plazas de interior (1.428), con un aumento del 11 por ciento desde 2010. Por último, la Sierra Norte ha subido el número de camas de interior un 28 por ciento y en la actualidad supone el 4,6 por ciento de la oferta, con 1.032 plazas.

El presidente del Patronato de Turismo Málaga-Costa del Sol, Elías Bendodo, ha destacado el "buen momento" por el que pasa el turismo de interior en la provincia, que ha contabilizado 844.000 turistas durante el presente año, un 2,7 por ciento más que en 2013. El impacto económico global ha sido de 831 millones de euros, de los que 539 han sido de impacto directo.

Las casas y viviendas rurales representan el 80 por ciento del total de establecimientos de interior y aportan casi cuatro de cada 10 plazas, el resto se reparten entre hoteles, apartamentos y 'campings'. Las casas y viviendas rurales se concentran, sobre todo, en la Axarquía (33 por ciento) y la Serranía de Ronda (28 por ciento).

Consulta aquí más noticias de Málaga.