Únicamente cinco inmigrantes de los 40 que se negaban a bajar de lo alto de la valla de Melilla, donde permanecían encaramados, resisten en lo alto de la verja de Melilla siete horas después de producirse un salto de unos 200 subsaharianos de los que 102 han logrado pasar a la ciudad española, según han informado a Europa Press fuentes policiales.

Un amplio dispositivo de la Guardia Civil permanece en la zona para evitar que los encaramados pasen a Melilla mientras la frontera de Barrio Chino se encuentra cerrada todo este tiempo por motivos de seguridad, lo que ha interrumpido el transito peatonal de cientos de marroquíes que acuden a realizar compras a la localidad española para luego revenderlas en su país.

Unos 40 subsaharianos se han negado durante horas a bajar de la valla y permanecieron sentados sobre una barra de hierro de la primera de las dos vallas que separan la ciudad española de Marruecos, a seis metros de altura, en distintos tramos cercanos al puesto de Barrio Chino, han indicado las citadas fuentes.

Los efectivos de las unidades de la Comandancia en Melilla y reforzado con los módulos de la ARS destinados a la ciudad han colocado escalares para intentar convencer a los subsaharianos que desciendan de la alambrada y desistan de su actitud, para así volver al interior de Marruecos, pero estos se niegan.

Pasadas las 14 horas, unos 35 han aceptado la recomendación de la Guardia Civil y han bajado de la verja para su entrega a las Fuerzas Auxiliares marroquíes pero otros cinco resisten en lo alto de la alambrada, después de más de siete horas de producirse la avalancha.

AVALANCHA

Estos inmigrantes quieren seguir los pasos de otros 102 subsaharianos que han logrado pasar a Melilla en un nuevo salto a la valla en el que participaron unos 200, mientras otros 40 continúan encaramadas al perímetro fronterizo, según ha informado Delegación de Gobierno en una nota de prensa.

El centenar de inmigrantes que logró saltar la valla están siendo atendidos en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), salvo uno de ellos que ha tenido que ser trasladado en ambulancia al Hospital al presentar una fractura abierta de tibia y peroné y esta pendiente de ser operado.

Las fuerzas auxiliares de Marruecos han intentado frenar al numeroso grupo de inmigrantes pero al tratarse de una zona poblada han visto su labor dificultada por las barreras arquitectónicas.

El dispositivo desplegado por la Guardia Civil, compuesto por unidades de su Comandancia en Melilla y reforzado con los módulos de la ARS destinados a la ciudad para el refuerzo fronterizo, con ayuda de las Fuerzas Auxiliares Marroquíes ha conseguido que no entrara la totalidad del grupo.

Consulta aquí más noticias de Melilla.