El secretario general del PSPV-PSOE, Ximo Puig, ha señalado este martes que en 2015 los ciudadanos "van a juzgar" los 20 años de Gobierno del PP de "errores concatenados, corrupción sistematizada, despilfarro, recursos escasos, caprichos, dinero fácil y falta de proyecto en busca de un atajo que no hay" y "van a votar por un cambio".

Puig ha realizado estas declaraciones en la rueda de prensa tras la última reunión con el secretariado de la Ejecutiva Nacional socialista para hacer balance en la que ha anunciado que el Comité Nacional aprobará el 24 de enero sus bases programáticas centradas "en la limpieza democrática, el empleo y la igualdad". "Se trata de dar soluciones reales a los problemas reales no de escribir una Carta a los Reyes Magos", ha señalado.

Asimismo, el 31 de enero y el 1 de febrero se celebrará una conferencia autonómica al que asistirá el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y diversos líderes regionales para "evidenciar el compromiso del PSOE con la Comunitat Valenciana".

Al respecto, ha señalado que José Luis Olivas ocupó unos meses la presidencia de la Generalitat para "asegurarse" la dirección de Bancaja, lo que llevó "al quebranto de nuestro sistema bancario y al fin de la tercera y cuarta caja de España y del banco regional del que ahora sólo ha quedado Caja Ontinyent".

Después, ha señalado, vino el gobierno del "esperpento" de Francisco Camps que "acabó absolutamente fuera de sí" y que llevó a la Comunitat Valenciana "al paradigma de lo peor" para dar paso a Alberto Fabra que ha demostrado "el grado de incompetencia más grave de la historia". "Ha sido el peor presidente, que empezó hablando de líneas rojas y las ha traspasado todas", ha sentenciado.

Así, ha enumerado que la presidencia de Fabra ha elevado el endeudamiento de la Comunitat al 36% y se superarán los 40.000 millones, una deuda de 7.241 euros por habitante, lo que supondrá "una losa terrible para el futuro"; ha hecho que la Comunitat esté dos puntos por encima de la media del paro cuando se estaba en el 95 dos puntos por debajo, y ha impuesto un copago que ha llevado 1,5 millones de valenciano ha tener "problemas reales para vivir con dignidad".

Además, ha señalado que "ha traspasado las líneas rojas democráticas" con "un nuevo caso de corrupción cada semana". "Es un gobierno que ha llegado dopado a las elecciones y sigue incapaz de cortar de raíz la corrupción", ha lamentado. Prueba de ello, ha señalado, es que en el próximo pleno para designar al nuevo alcalde de Alicante "no se deje hablar a la oposición" o "la condena a Fabra en su etapa de alcalde de Castellón por el reparto de publicidad institucional a los medios para proteger al otro Fabra".

Por ello, ha recalcado que "una sociedad viva y fuerte" como "es la valenciana" debe "pasar página" y "abrir una nueva etapa". "2015 será el año del cambio. El 75% dice con total claridad que no quiere el PP", ha recalcado.

Bases programáticas

Para ello, ha destacado que los socialistas valencianas se están reuniendo con toda la sociedad valenciana para diseñar sus bases programáticas para las próximas elecciones, que será aprobadas el próximo 24 de enero, y que se centrarán en la limpieza democrática, la creación de empleo y la lucha contra la desigualdad.

Así, ha garantizado que su gobierno se regirá por "una honradez radical" y acabará con cualquier privilegio. "No habrá indultos ni aforados", ha asegurado. Asimismo, se ha comprometido a reabrir una RTVV "sostenible, en valenciano y plural, plural y plural".

Para volver a crear empleo ha apostado por volver a la economía real, la reindustralización y la innovación en nuevos sectores, así como reflotar a la construcción a través de la rehabilitación y ha anunciado un plan de retorno de los jóvenes exiliados.

Por último, trabajará por "combatir la desigualdad, el gran debate del futuro", derogando los copagos, aplicando un plan para extender la educación entre los 0 y 3 años y un plan "serio y riguroso" para revertir la sanidad privatizada.

Consulta aquí más noticias de Valencia.