El Cabildo de Tenerife, a través del Consejo Insular de Aguas, ha instalado paneles explicativos en diversos puntos donde se está realizando la rehabilitación del Puente del Cabo para informar de cada una de las actuaciones que está previsto llevarse a cabo.

En la presentación, el consejero insular de Aguas, José Joaquín Bethencourt, informó que los paneles irán actualizando sus datos conforme avancen los trabajos, y destacó la importancia de esta obra porque cumple dos objetivos: subsanar las patologías presentes en el actual puente y drenar la escorrentía de lluvia.

En el primer caso, dijo, es preciso atender tanto a la restauración de la estructura de este puente histórico como solventar la exposición de su pila central y de su tablero al embate de los caudales extremos de los temporales.

Asimismo, Bethencourt explicó que se acometerá un conjunto de acciones para el drenaje de la escorrentía de lluvia como escudo de protección del conjunto patrimonial de la Iglesia de la Concepción.

Estas actuaciones se localizan en cuatro ámbitos: Puente de El Cabo; espacios de integración (escalera de acceso al lecho del cauce); drenaje de protección exterior del BIC, y drenaje de protección interior del BIC.

Debido a su interés patrimonial, la intervención en el Puente se ha dividido en nueve etapas que se iniciaron con el vallado de obra y la recuperación de los elementos sin función estructural. La última etapa será la colocación de la tarima de madera en el puente, montaje de barandillas, alumbrado y señalización.

Actualmente, la obra se encuentra en la etapa cuatro, que consiste en el desmontaje y restauración de la sillería del estribo derecho, desmontaje de la piedra basáltica del estribo izquierdo, excavación para los nuevos estribos y ejecución de pilotes de cimentación de los estribos.

El consejero de Cultura, Cristóbal de la Rosa, resaltó la necesidad de poner en valor el patrimonio y también destacó el trabajo conjunto que han realizado los técnicos del área de Patrimonio y del Consejo Insular de Aguas a la hora de consensuar actuaciones y medidas.

Por su parte, el concejal de Obras y Servicios del Ayuntamiento de Santa Cruz, Dámaso Arteaga, insistió en que la prioridad es proteger el entorno de la Iglesia de la Concepción, solucionar los problemas de evacuación del agua y facilitar "cuanto antes" el acceso de los ciudadanos.

Restauración del puente

La decisión de restaurar el Puente es fruto del consenso entre las dos administraciones implicadas: Cabildo de Tenerife y Ayuntamiento de Santa Cruz y, en ella, se descartó la posibilidad de derribar esta infraestructura por su valor histórico.

Con estas acciones, se consigue mejorar la capacidad de desagüe del barranco, que pasará de los 131 metros cúbicos por segundo a los 281, con lo que se logra que el riesgo de que se produzca un desbordamiento pase de 14 a 58 años. El objetivo del Cabildo es seguir trabajando para que el barranco logre una capacidad de 469 metros cúbicos por segundo.

El importe de esta actuación, que se incluye en el plan extraordinario de Inversiones del Cabildo, es de 944.198 euros y se inició el pasado 24 de octubre. El objetivo es resolver la anomalía hidráulica y mejorar la calidad del entorno, aplicando soluciones de consenso y teniendo en cuenta la relación tráfico-peatón-aparcamientos en las calles adyacentes.

El Puente del Cabo conecta los dos márgenes del Barranco de Santos entre la calle Padre Moore y la entrada principal del Museo de la Naturaleza y el Hombre (MNH). El Cabildo ha decidido priorizar la rehabilitación del puente frente a su sustitución y actuar en su entorno incorporando valor de calidad. El desarrollo urbanístico de la zona en el último siglo provocó un estrechamiento del barranco original que pasó de los 27 metros a 18, lo que redujo su capacidad de desagüe bajo la pasarela, lo que supone un riesgo en caso de lluvias intensas.