Propuesta para que Israel se retire de los territorios palestinos
Una sección del Muro de Separación divide el campo de refugiados de Shuafat del barrio judío de Pisgat Ze'ev, considerado por muchos un asentamiento judío en el este de Jerusalén (Israel). Los embajadores árabes ante la ONU acordaron llevar ante el Consejo de Seguridad una propuesta para exigir a Israel la retirada de los territorios palestinos antes de que termine 2017. Esa solución al conflicto palestino-israelí estaría basada en el principio de dos estados, el israelí y el palestino, "independientes, democráticos y prósperos", a partir de varios parámetros, entre ellos la definición de unos límites a partir de las fronteras previas al conflicto armado de 1967. Abir Sultan / EFE

La representación palestina ante la ONU incluyó este lunes varias enmiendas a un borrador de resolución anunciado hace dos semanas, y el texto será llevado al Consejo de Seguridad "en el mejor momento", informaron fuentes oficiales.

Los palestinos, apoyados por el grupo árabe en Naciones Unidas, buscan desde hace meses que el Consejo de Seguridad de la ONU apruebe una resolución que, entre otros temas, fije un plazo para la retirada de Israel de los territorios palestinos.

La representación palestina confía en que se pueda aprobar antes de que termine el añoEstados Unidos, el principal aliado de Israel, ya ha anticipado que, de presentarse formalmente ante el consejo esa propuesta y en los términos que previamente se han anunciado, la vetará, por lo que tiene pocos visos de que sea aprobada.

Aun así, la representación palestina viene insistiendo en la necesidad de que el texto sea votado en el Consejo de Seguridad y confía en que se pueda hacer antes de que termine el año, una posibilidad que cada vez se ve más difícil.

El tema fue analizado en una reunión de dos horas que mantuvieron en la sede de Naciones Unidas representantes árabes en la que se analizaron las "enmiendas que Palestina ha recomendado", informó la embajadora jordana, Dina Kawar, en declaraciones a los periodistas.

La diplomática, cuyo país ocupa un puesto no permanente en el consejo, no precisó en qué sentido se harían las enmiendas, pero dijo que se refieren al estatus de Jerusalén, los prisioneros y los derechos de agua.

Entre los cambios aplicados, la propuesta enmendada establece que las negociaciones deben llevar a una "justa solución" sobre el estatus de Jerusalén como "la capital de los dos estados", según el texto filtrado por fuentes árabes.

La versión dada a conocer hace dos semanas decía que Jerusalén debería ser la "capital compartida" entre palestinos e israelíes.

Otros asuntos pendientes

Las últimas enmiendas también incluyen el tema de los prisioneros dentro de los asuntos pendientes que deben ser resueltos de una forma "justa", mientras que antes mencionaba exclusivamente el reparto del agua.

La diplomática jordana dijo que los representantes del grupo árabe tendrán consultas privadas para definir "cuál es el mejor momento para votar" la propuesta.

A pesar de la insistencia de los periodistas, la embajadora evitó dar fechas concretas, y cuando se le preguntó si el texto sería llevado al consejo esta semana o a la siguiente, respondió que "cualquier cosa es posible".

Sin reuniones programadas

El Consejo de Seguridad no tiene programadas reuniones esta semana para analizar la situación de Oriente Medio, aunque se puede convocar una con carácter de urgencia.

Junto a la embajadora jordana estaba el embajador palestino ante la ONU, Riyad Mansur, quien dijo que la presentación de la propuesta "podría ser mañana (el martes)", algo que no secundó la embajadora jornada, actualmente la única representante del grupo árabe en el Consejo de Seguridad de la ONU.

El borrador defiende una solución de dos estados y con las fronteras previas al conflicto de 1967El borrador de la propuesta que fue anunciado el pasado 17 de diciembre exige a Israel la retirada de los territorios palestinos antes de que termine 2017, algo que se mantiene en el texto enmendado en las últimas horas.

El borrador promueve que en el plazo de un año desde que se apruebe la propuesta se alcance una solución pacífica para el conflicto entre israelíes y palestinos que sea "justa, duradera y completa".

Defiende una solución de dos estados y con las fronteras previas al conflicto de 1967 pero con la posibilidad de que palestinos e israelíes hagan un mutuo intercambio de territorio, aceptado por ambas partes, algo que también se mantiene en el texto enmendado.

Estados Unidos, el principal aliado de Israel y que tiene capacidad de veto en el Consejo, ya ha adelantado que no está de acuerdo con la iniciativa, según el texto que fue anunciado hace dos semanas.

Este mismo lunes, el portavoz del Departamento de Estado, Jeff Rathke, afirmó que la propuesta palestina "no es constructiva" porque, entre otros temas, "fija plazos arbitrarios" para la retirada israelí.