Plataforma Alicante Accesible ha presentado alegaciones al proyecto de adjudicación del servicio de Transporte Metropolitano de l'Alacantí porque considera que los autobuses de comarcales no cumplen con la ley valenciana que "garantiza la accesibilidad", según ha explicado en declaraciones a Europa Press este lunes la presidenta de la entidad, Llanos Rodríguez.

En ese sentido, la plataforma ha presentado alegaciones a la adjudicación del nuevo contrato sobre tres ejes: "Reducción de tarifas y bonos, paradas y autobuses".

"Son propuestas de cajón que ya existen en otras ciudades", ha subrayado Rodríguez, que está convencida de que con sus alegaciones "habría más usuarios y el transporte público sería más rápido y más eficiente" y denuncia que debido al "mal diseño" de las paradas "cuando una persona con discapacidad quiere subir al autobús el conductor tarda unos 10 minutos entre que para y vuelve a arrancar".

Asimismo, desde el colectivo han pedido una reducción de tarifas que incluya descuentos del 50 por ciento del billete para las personas con movilidad reducida, gratuidad para el acompañante —si la persona con discapacidad así lo necesita—, y la puesta en marcha de una tarjeta de movilidad que "ahora sólo existe en el TRAM" y que contempla viajes ilimitados por 10 euros.

Una tarjeta de movilidad que en el autobús "no sirve" y para "hacer un trasbordo hay que pagar dos viajes", ha concretado Llanos que entiende que "se podrían compaginar en los dos medios de transporte".

En relación a las paradas, Plataforma Alicante Accesible solicita que estén "libres de obstáculos", "acondicionadas" y con "postes informativos accesibles". "Es bastante complicado poder ver el mapa del itinerario" dado que existen "elementos que lo impiden", ha asegurado la presidenta de la entidad que ha tildado de "odisea" el mero hecho de subir y bajar del autobús.

Autobuses modernos

Por otra parte, la entidad ha reclamado que en el interior de los autobuses se establezca una reserva de asiento para las personas con movilidad reducida.

Desde la Plataforma consideran que debería haber un mínimo de dos asientos reservados, espacio para dos sillas de ruedas, un hueco reservado para un cochecito de bebé y otro para un carro de la compra o una maleta. Para Llanos Rodríguez es una petición viable que "ya se ve en otras ciudades" y ha denunciado que no es de extrañar que "muchas veces subimos al bus y el espacio de la silla de ruedas está utilizado por un carrito y entonces hay que mover a todo el mundo", que no obstante ha reconocido que "personas con carrito de bebé, maleta o carro de la compra también son personas con movilidad reducida".

Asimismo, han solicitado la instalación de paneles "luminosos y parlantes", puesto que "hay mucha gente que sube al autobús y no sabe cuál es la siguiente parada". Plataforma Alicante Accesible espera que tener respuesta a sus alegaciones "en un plazo de entre uno y tres meses".

Consulta aquí más noticias de Alicante.