La convocatoria de elecciones para el próximo 25 de enero en Grecia, después de que el candidato a presidente no haya conseguido recabar los votos necesarios, ha situado al partido Syriza como favorito para hacerse con el Gobierno.

El partido, que ha representado la alternativa de izquierdas a la grave crisis griega, está liderado por Alexis Tsipras, ateniense de 40 años, que ha moderado su discurso últimamente, con la promesa de mantener a Grecia en el euro, y lo ha situado como el más votado en las encuestas.

“Hoy en día el Gobierno del señor Samaras, que durante dos años ha saqueado a nuestra sociedad y ya ha decidido y acordado nuevas medidas de austeridad, es historia. Con la voluntad de la gente, en pocos días será tan pasado como los memorandos de austeridad”, ha dicho Tsipras.

El número de griegos que afirman que votarán a Syriza las próximas elecciones es de uno de cada cuatro, un 25% que coincide con el porcentaje de población que vive por debajo del umbral de la pobreza en Grecia.

Diez años ganando el voto del descontento en Grecia

Aunque el escenario actual de la política española nos lleve a ver en Syriza un posible espejo de Podemos, lo cierto es que su trayectoria de 10 años de política se parece más a la de Izquierda Unida.

En 2012 pasa de ser una coalición de partidos a una sola formación que amalgama a la izquierda

Comenzó como una coalición de una decena de partidos, entre ellos escisiones del PASOK, comunistas, trotskistas y ecologistas, entre otros. Formada para las elecciones legislativas griegas de 2004 con objetivos comunes sobre los derechos sociales, las privatizaciones o la guerra de Kósovo. De hecho, su nombre significa literalmente eso, coalición de la izquierda radical.

No sería hasta 2007 que Syriza consiguiese entrar en el Parlamento griego, con poco más del 5% de los votos y un total de 14 escaños.

El salto a consolidarse como partido, y no como una coalición, se produjo en 2012, cuando ante la imposibilidad de formar un gobierno se convocaron nuevas elecciones. La maniobra dio resultado y aumentó su representación hasta los 50 parlamentarios, aunque no consiguió superar la mayoría de los conservadores Nueva Democracia, que formó gobierno en coalición con el PASOK.

Desde el inicio de la crisis el partido ha multiplicado por cinco la intención de voto, aumento que podría permitirle liderar una coalición de Gobierno en el parlamento griego a partir del 25 de enero.

Las propuestas de Gobierno de Syriza

Las mayores críticas que ha recibido el programa del partido de Tsipras se enfocaban a su propuesta de salida del euro, posición que han sacado de su programa electoral.

Su principal reclamación consiste en una auditoría de la deuda pública

Actualmente su principal reclamación consiste en una auditoría de la deuda pública del país, renegociando su devolución y suspender los pagos hasta que se haya recuperado la economía.

Recuperar la soberanía perdida tras el rescate en el que la Troika ha prestado al país 240.000 millones de euros desde 2010 es, en definitiva, el objetivo de otras propuestas, como la exigencia de un cambio en el papel del Banco Central Europeo que financie directamente a los estados, o subir el impuesto de sociedades a las grandes empresas hasta la media europea.

Abolir privilegios fiscales de la iglesia, combatir el secreto bancario, cambiar la ley electoral, rebajar el gasto militar, prohibir los derivados financieros, adoptar un impuesto a las transacciones financieras o subir el impuesto de la renta al 75% para todos los ingresos por encima del medio millón de euros anuales, son otros de 40 puntos que contempla su programa.

La relación con Podemos

Las últimas elecciones a las que Syriza se ha presentado han sido las europeas de 2014, con un resultado de millón y medio de votos y seis representantes. Precisamente en Bruselas es donde han coincidido ambos partidos, que forman parte del paraguas del Grupo Conferencial de la Izquierda Unitaria Europea.

Su sintonía se materializó en la Asamblea Ciudadana fundacional que Podemos celebró en Madrid en octubre, y en la que Alexis Tsipras participó mostrando su apoyo a Pablo Iglesias.

Ambos partidos coinciden en puntos programáticos como la auditoría de la deuda, el cambio en el papel del BCE, o la recuperación de sectores estratégicos de la economía.

Pablo Iglesias ha manifestado en Twitter, al conocer la convocatoria de elecciones en Grecia para el próximo 25 de enero que “2015 será el año del cambio en España y en Europa. Empezaremos en Grecia. Vamos Alexis!! VamosSyriza!!”.