La Unió de Llauradors ha cifrado en más de 500 millones de euros las pérdidas en el campo por sequía y pedriscos en 2014, "sin apenas ayudas para compensarlas", y ha incluido el veto ruso a exportaciones agrícolas europeas entre las "grandes cuestiones del año agrario".

En un comunicado, ha indicado que todos los sectores se han visto "afectados o amenazados" por la sequía, como el almendro, olivo, cereal, viña, ganadería extensiva y también cítricos o fruta por la disminución del nivel de los acuíferos y la salinización de los pozos de riego, el incremento de riegos, coste energético y plagas y la pérdida en cantidad y calidad de la producción.

Desde La Unió han señalado que, pese a la magnitud de los daños, "las únicas ayudas a que han optado los agricultores y ganaderos valencianos son para carencia o financiación del coste de los avales en préstamos" y, por tanto, para "endeudar aún más los maltrechos bolsillos de los productores".

En cuanto al veto ruso, han criticado que las ayudas "han beneficiado a los productores centroeuropeos y han dejado fuera producciones importantes donde habrá pérdidas directas por el retroceso en el consumo", punto en el que subrayan que "ni la granada ni el limón tienen ayudas pese a las demandas del sector".

Entre las "preocupaciones" de cara a 2015, citan la aplicación de la reforma de la Política Agrícola Común (PAC) 2014-2020, que implica "un nuevo recorte en las ayudas", así como "ausencia de medidas para paliar crisis de mercados, poca atención a la ganadería y posibilidad de que accedan cazaprimas y absentistas a las ayudas".

Según La Unió, la supresión de ayudas a quienes perciben menos de 300 euros —aprobada en Conferencia Sectorial con el voto favorable de la Conselleria de Agricultura, subraya—, hará que unos 33.000 valencianos dejen de percibir ayudas de la PAC progresivamente a partir de 2015. Por este motivo, ha pedido a la Conselleria que "arbitre fórmulas efectivas para evitar esta medida perjudicial".

Pago de ayudas pendientes

Además, le reclama que "se ponga al día en el pago de las ayudas pendientes de abonar a los agricultores y ganaderos", con los que mantiene un retraso "de años", y critica la ausencia de ayudas para primera instalación de agricultores jóvenes, planes de mejora, producción integrada en cítricos y vid o agricultura ecológica, por no haber gestionado correctamente los fondos y haberlos agotado".

La Unió mantiene que "estos retrasos coinciden con los continuos recortes en los presupuestos de Agricultura", que en 2015 está "a la cola de todo el resto de departamentos de la Generalitat, sólo por encima de Hacienda", lo que achaca a la "desatención hacia un sector productivo estratégico económica, social y medioambientalmente".

"sólo es prioritario para promesas e intereses electorales"

Al respecto, indica que la "ligera subida" en un 3,7 por ciento respecto a 2014 "es insuficiente para frenar la sangría de abandonos en el campo valenciano y certifica que el sector agrario es prioritario únicamente para realizar promesas y para intereses electorales, pero cada vez importa menos y, a este paso, tendrá un carácter puramente residual en los presupuestos de la Generalitat".

La Unió ha subrayado la caída de inversiones en investigación y tecnología agraria (27%), desarrollo y mejora de la ganadería (56%), calidad agroalimentaria (29%) o desarrollo del medio rural (24%) y ha lamentado que, desde la llegada del euro, el presupuesto de la Generalitat para políticas agrarias ha bajado un 34 por ciento mientras "los gastos de personal y funcionamiento de la Conselleria siguen siendo muy relevantes" y suponen el 36 por ciento del total.

También ha reprobado los "recortes en la política de seguros agrarios por parte del Ministerio" y ha abogado por "volver a un nivel de subvenciones a la contratación adecuado para impedir que no se aseguren las cosechas".

Precios justos,

Nuevos mercados y educar a los ciudadanos

De cara al futuro, los productores exigen "precios justos por sus producciones que les permitan continuar viviendo de la agricultura" y continuar con la actividad exportadora y abrir nuevos mercados, así como "educar a los ciudadanos en el consumo de los productos locales" y "valorizar los productos" de esta autonomía.

Respecto a los robos en el campo, La Unió urge a incrementar la vigilancia en las zonas rurales y exige "condenas ejemplares" y "controlar los almacenes, empresas o chatarrerías sospechosas de comerciar con objetos robados".

"se las dan de valencianos pero no les importa lucrarse"

También lamentan "problemas" de la importación como no "priorizar producciones de la tierra en detrimento de las importadas", posible entrada de plagas o diferencias de calidad y costes energéticos o laborales. Desde La Unió critican, en este punto, la "falta de ética de muchos empresarios agrícolas de aquí que producen allí también para beneficiarse". "Se las dan de muy valencianos, pero no les importa lucrarse a costa de los agricultores de su tierra", concluye.

Consulta aquí más noticias de Valencia.