Los balcones de la finca llenos de pancartas.
La finca donde iba a ubicarse una sede del Partido Popular llena de pancartas de protesta por parte de los vecinos de la comunidad. GRUP PARETO

Los vecinos del número 228 de la calle Santa Eulàlia, en L'Hospitalet del Llobregat (Barcelona), han ejercido una fuerte oposición a que el entresuelo de la finca sea utilizado como sede de un partido político. El partido en cuestión es el Partido Popular, que finalmente no se instalará en dicha calle de L'Hospitalet durante principios de 2015, como estaba planeado.

La sede de un partido politico genera "intranquilidad" entre los vecinosSegún ha aclarado a 20minutos.es el administrador de la finca, Jonatan Carrascosa, del Grup Pareto, los motivos de la oposición de los vecinos a acoger la sede de una formación política no tienen nada que ver con la ideología del partido -en este caso, el PPC- ni con la labor que están haciendo a día de hoy los seis concejales que representan al Partido Popular en el ayuntamiento.

Se trata de la "intranquilidad que supone para los vecinos tener la sede de un partido político a la comunidad", ya que los vecinos temen que se produzcan actos vandálicos en la finca, como ha sucedido en otras sedes de diferentes partidos políticos, que amanecen habitualmente con pintadas u otro tipo de agresiones en la fachada.

Cabe decir que los vecinos de la calle Santa Eulàlia conviven con otro local que puede generar conflicto, según detallan. Se trata de la sucursal de un banco en la planta baja del edificio. Si bien es cierto, como admite Jonatan Carrascosa, que hasta el momento "nunca han tenido ningún problema con el local de abajo". Pero el entresuelo, donde debía abrirse la sede política, forma parte del interior de la escalera y se accede a través del mismo portal que los demás vecinos, hecho que "genera intranquilidad".

La inmobiliaria encargada del alquiler de dicho entresuelo afirma desconocer por completo los motivos por los que finalmente el Partido Popular no va a alquilarlo. Desde Finques Hereu-Raventós explican que ellos redactan el contrato de arrendamiento, pero no son los propietarios del inmueble y, según han confirmado a 20minutos.es, no han tratado con el posible inquilino y no saben si ha sido una cuestión de presión de los vecinos o una falta de acuerdo entre el propietario y el Partido Popular lo que les ha hecho desistir de abrir su sede en el edificio.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.