El vicepresidente de la Junta y consejero de Administración Local y Relaciones Institucionales, Diego Valderas, ha señalado este lunes que si hay cambios de consejeros de IULV-CA en el Gobierno andaluz "lo decidirá la organización" y la dirección de la misma con su coordinador general, Antonio Maíllo, al frente.

Así lo ha dicho tras firmar un convenio de colaboración en Sevilla con organismos especializados de la ONU para la puesta en marcha de programas humanitarios, donde ha señalado que, pese a ser el andaluz un gobierno de coalición presidido por una socialista, Susana Díaz, "cualquier decisión" sobre los consejeros de IULV-CA le "corresponde a la dirección y al coordinador general".

En cualquier caso, ha dicho que "lo importante es el cumplimiento del programa y no los rostros que estén al frente del programa", por lo que ha puesto el acento en la "estabilidad" que hoy día mantiene el Ejecutivo autonómico.

"Ayer mismo lo decía Maíllo en una entrevista que le leí y en la que decía que cumplir el compromiso del pacto de gobierno es un objetivo de IULV-CA y, es más, yo soy de los que piensa que la estabilidad se gana día a día con el cumplimiento del programa", ha añadido Valderas, quien ha recordado que el "compromiso" de las dos fuerzas políticas cuando firmaron su acuerdo programático es el de "una legislatura con 256 medidas y 28 leyes".

Tras advertir de que "sería un error no cumplir ese programa", el vicepresidente ha insistido en la necesidad de que en 2015 se dé un "impulso legislativo" a la acción del Gobierno andaluz con el objetivo de dar una "respuesta definitiva a los más vulnerables". Sobre todo, según ha reconocido, porque hasta el momento el Ejecutivo autonómico sólo ha podido dar una "respuesta paliativa" a las familias más desfavorecidas.

En este sentido, ha apostado porque 2015 sea "el año de mayor impulso legislativo, de mayor respuesta social y de mayor creación de empleo" en Andalucía y en el que se aprueben el mayor número de leyes posible. Además, ha abogado por "buscar una aceleración de los procedimientos para que aprobar una ley no sea tan largo", ya que desde que se empieza a trabajar en una hasta que ve la luz en el Parlamento no suelen pasar menos de 12 meses.

"Habría que ver cómo buscamos procedimientos que acorten los plazos", ha insistido para augurar que el primer semestre del año nuevo será "muy intenso" desde el punto de vista legislativo. Entre otras cosas, según ha añadido, porque IULV-CA ha puesto encima de la mesa iniciativas que se necesitan "casi con carácter de urgencia" como es el tema de los suministros vitales.

Valderas ha avanzado que en febrero llegarán a la Cámara andaluza, además de otras leyes de otras consejerías de la Junta, las de Memoria Democrática y la de Defensa de los consumidores ante los productos hipotecarios del departamento que él dirige.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.