La

Ong wwf ha exigido "compromisos inmediatos" para frenar la muerte de linces por atropellos en las carreteras, tras la muerte de 'Elipse', una hembra adulta reproductora este fin de semana en Córdoba y se plantea denunciar a las administraciones ante la Fiscalía de Medio Ambiente.

Esta muerte eleva a 21 el balance de ejemplares muertos por atropello en 2014 y a 28 los linces fallecidos en lo que va de año, a punto de concluir y que, según WWF se cierra como un "auténtico año negro para esta especie, el peor de este siglo, ya que la cifra representa la mortalidad más alta conocida en los últimos 15 años". Elipse era una de las fundadoras de la población del área de reintroducción de Guadalmellato (Córdoba).

Precisamente, la ONG denuncia que los atropellos son la mayor causa de estas muertes y que esto se debe a que las administraciones competentes "no han tomado suficientes medidas" por lo que WWF está estudiando la posibilidad de tomar muevas medidas legales, como denunciar a las administraciones ante la Fiscalía de Medio Ambiente por no cumplir con sus obligaciones.

A su juicio es "inadmisible"la inacción del Ministerio de Fomento y de la Consejería de Fomento de la Junta de Andalucía ante esta "sangría de linces" que ha provocado que 21 de los 28 muertos este año se deban a atropellos. "Eso supone que 3 de cada 4 linces encontrados muertos este año han sido por atropello y la mayoría en una serie de puntos negros bien conocidos, sin que las autoridades competentes hayan reaccionado", insiste.

Ante esta situación WWF anuncia que pedirá una reunión urgente del grupo de trabajo de carreteras coordinado por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, para reclamar que se ejecuten de forma inmediata las obras de emergencia en los puntos negros denunciados y para exigir el compromiso a las distintas administraciones de que sigan actuando a medio plazo, planificando obras para la solución definitiva de estos puntos y desarrollando actuaciones en aquellos nuevos que se pueden detectar.

"Es intolerable que vías que han sido denunciadas en varias ocasiones y donde se han producido varios atropellos carezcan de medidas tan básicas y elementales como por ejemplo una señalización que alerte a los conductores del peligro para que reduzcan la velocidad", lamenta la organización.

Para el responsable del programa de especies de WWF España, Luis Suárez, "no se puede consentir que el enorme esfuerzo que se viene haciendo desde hace más de diez años para recuperar al felino más amenazado del mundo se vea amenazado porque las administraciones de carreteras no asuman sus responsabilidades".

"Garantizar que las carreteras sean seguras y permeables para las especies protegidas es una obligación que debe ser cumplida y además de forma inmediata", ha insistido Suárez que ha recordado que la ONG ha acudido ya a instituciones europeas y ha presentado una queja ante la Comisión Europea que ha sido admitida ante la falta de respuesta de España.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.