Diputados del Parlament de Catalunya, senadores y diputados en el Congreso por CiU han presentado este lunes en el juzgado de guardia de Lleida su autoinculpación en señal de solidaridad con el presidente de la Generalitat, Artur Mas; la vicepresidenta, Joana Ortega, y la consellera de Enseñanza, Irene Rigau, después de que el TSJC admitiese a trámite la querella contra ellos por el proceso participativo del 9 de noviembre.

"Nos autoinculpamos en solidaridad con Mas, Ortega y Rigau y como muestra de rechazo hacia la actitud del Gobierno central que está utilizando la justicia políticamente para perseguir lo que en el siglo XXI tendría que estar asumido, la democracia", ha afirmado el diputado del Parlament Albert Batalla.

El también alcalde de la Seu d'Urgell, ha señalado que desde el punto de vista de CiU, poner las urnas el 9 de noviembre no es ningún delito: "al contrario, en pleno siglo XXI poner las urnas ha de ser una vía para solucionar los problemas".

En este sentido ha señalado que su grupo encuentra totalmente inaceptable "que el Gobierno del Estado haya utilizado a justicia para poner en la picota al presidente de la Generalitat, a la vicepresidenta y a la consellera de Enseñanza" por una acción de la que mucha gente del país se siente corresponsable.

Los diputados del Parlament que han presentado su autoinculpación junto a Albert Batalla son Violant Cervera, Antoni Balasch, Cristina Bosch y Jordi Ciuraneta. Lo han hecho también los diputados del Congreso Marc Solsona y Conxita Tarruella y los senadores Manel Plana y Ramon Alturo.

Consulta aquí más noticias de Lleida.