La Junta de Castilla y León ha iniciado la tramitación de la nueva normativa que regulará la especialización de los establecimientos de restauración ya que las figuras de asador y mesón se incorporarán a las especialidades de restaurante-bodega y de gastrobar, según han informado a Europa Press fuentes de la administración regional.

El desarrollo de la especialización en la oferta turística es una de las actuaciones incluidas dentro del programa de 'Calidad de destino' que recoge el vigente Plan Estratégico de Turismo de Castilla y León. Así, para incrementar esa calidad de destino turístico la Junta tramita una normativa que regulará los establecimientos de restauración en Castilla y León.

El contenido del proyecto se recoge en 32 artículos que se estructuran en cinco capítulos donde se desarrollan los requisititos comunes y específicos de cada tipo de establecimiento de restauración, según su categoría: restaurantes, salones de banquetes, cafeterías y bares, así como su régimen de funcionamiento

La novedad más importante que contempla la nueva regulación de los establecimientos de restauración es la especialización. Así, además de las especialidades de restaurante como asador y mesón, que estaban previstas en la Ley de Turismo de Castilla y León, se incorporarán las especialidades de restaurante-bodega y de gastrobar. Cada especialidad viene definida por sus elementos característicos.

Así, el restaurante asador tiene como particularidad ofrecer comidas elaboradas a base de asados en hornos de leña o parrillas y el restaurante mesón se caracteriza por tener una carta de platos vinculados a la cocina tradicional, con especialidades gastronómicas y bebidas típicas de la zona donde se ubique. Por su parte, el elemento principal de la especialización del restaurante bodega es que esté ubicado en bodegas. En cuanto al gastrobar, viene definido por la elaboración de una variada cocina en miniatura y de carácter innovador.

Para identificar la especialidad del establecimiento de restauración se han diseñado unos distintivos específicos, junto con la placa que se mantiene, para identificar a cada tipo de establecimiento, facilitando así a los clientes el reconocimiento de su especialización.

Una normativa participada por el sector

En la elaboración de este proyecto de decreto se han tenido en cuenta las aportaciones de los representantes del sector a través del Consejo Autonómico de Turismo de Castilla y León y de reuniones sectoriales específicas con distintos profesionales.

Además, desde hoy, cualquier persona interesada puede presentar alegaciones y sugerencias al contenido de la propuesta de decreto en la página web de la Junta de Castilla y León, a través de la participación en Gobierno Abierto.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.