El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, ha vuelto a defender este sábado la convocatoria de un concurso público para la gestión cultural y social del edificio de La Casa Invisible, sobre todo como mejor solución a la situación de este inmueble, de titularidad municipal y que desde principios de 2012 ocupan sin ninguna base legal una serie de colectivos. "Parece lo lógico", ha opinado, a la espera, no obstante, de ver los informes existentes al respecto.

Precisamente, al ser preguntado por el hecho de que el protocolo de intenciones suscrito el 17 de enero de 2011 acabase su año de vigencia sin firmar, posteriormente, un convenio de cesión del inmueble y por que ya entonces los técnicos de la Gerencia de Urbanismo advirtieran de la necesidad de acometer una rehabilitación urgente en el caso de desarrollar actividades de libre concurrencia, De la Torre ha señalado que "lo primero que hay que resolver ahora es el problema de seguridad".

"Pensaba que había una cobertura", ha declarado, reconociendo que "no es un tema fácil jurídicamente", aunque "se verán los informes existentes y cuál es el mejor camino a seguir". De todos modos, ha añadido que "lo que es evidente es que hacía falta profundizar más desde el punto de vista de los compromisos de mantenimiento".

Por ello, el regidor malagueño ha propuesto de nuevo la fórmula del concurso público, cumpliendo así, además, lo establecido en la nueva Ordenanza Reguladora de la Cesión de Uso de Bienes Inmuebles de Titularidad Municipal a Asociaciones y Entidades sin Ánimo de Lucro.

Protocolo de intenciones

El protocolo de intenciones para encauzar la legalización del proyecto de La Casa Invisible, inmueble okupado desde 2007, se firmó en enero de 2011 con una vigencia de un año.

Tras pasar ese plazo, en marzo de 2012 La Invisible y el Ayuntamiento ultimaron los términos de un convenio de adjudicación directa a la Fundación de los Comunes, que, sin embargo, no llegó a suscribirse.

En ese momento, desde el Consistorio se aludía a los problemas jurídicos que conllevaba la transmisión directa de un bien municipal a un grupo cuyo origen se encontraba al margen de la legalidad, por lo que entonces se abogaba como salida por la convocatoria de un concurso para la gestión de este espacio.

El Ayuntamiento de Málaga llevó a cabo el pasado martes el cierre cautelar para actividades de pública concurrencia de La Casa Invisible, situada en la calle Nosquera, aludiendo a motivos de seguridad. En concreto, se advertía de un estado de la instalación eléctrica "insuficiente" y "precario" y de que no existen las mínimas medidas de protección contra incendios.

Una decisión que ha sido muy criticada y ante la que los colectivos culturales y sociales que integran La Casa Invisible acordaron este pasado viernes convocar una manifestación por el centro para el próximo 10 de enero. El objetivo es exigir al Consistorio la cesión para uso ciudadano del inmueble, así como su rehabilitación.

Consulta aquí más noticias de Málaga.