Como parece que no tiene encaje jurídico la inclusión de la compra de autobuses de la Empresa Malagueña de Transportes (EMT) en el listado de obras de movilidad sostenible con las que compensar la factura municipal de 32,31 millones de euros en concepto de anticipo de la inversión del metro, la Consejería de Fomento y Vivienda ha recordado al Ayuntamiento de Málaga que se aceptó introducir iniciativas que se hagan a futuro. Así, le ha propuesto la incorporación de la peatonalización que demanda del lateral sur de la Alameda Principal.

Así lo ha indicado el delegado territorial de Fomento y Vivienda de la Junta, Manuel García Peláez, quien ha precisado que "nuestro compromiso con el Ayuntamiento es hacer la reposición del lateral norte de la Alameda, que es el afectado por la obra del metro", por lo que "si el Consistorio considera oportuno peatonalizar el lado sur, incluso, el centro, y lo quiere meter en ese listado para compensar su factura, no habría problema".

García Peláez ha confiado en resolver a lo largo de este próximo mes de enero el polémico tema de la compensación de la obra del metro y "cerrar así este capítulo, que nos está costando más tiempo y esfuerzo del deseado". "Nuestra voluntad es zanjar este asunto de forma inmediata, pero hay que cumplir lo pactado para no tener luego problemas", ha aseverado en una entrevista concedida a Europa Press.

Después de la reunión que el pasado 1 de agosto mantuvieron la consejera de Fomento y Vivienda, Elena Cortés, y el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, y tras enviar el Ayuntamiento un nuevo listado con obras de movilidad sostenible, incluyendo 10,7 millones de euros de la compra de autobuses, el regidor daba por "cerrado" este asunto.

Sin embargo, tal y como ha manifestado el delegado, "el compromiso eran infraestructuras de movilidad sostenible y en ese nuevo listado hay obras de infraestructuras y otras que no lo son". Por ello, ha expuesto que "se está valorando si es posible dar una respuesta a eso".

Obras bajo la alameda

Sobre la suspensión del proceso de contratación de las obras del metro bajo la Alameda, al desconfiar de las bajas de hasta un 36 por ciento planteadas por las 10 ofertas que aspiran a construir este tramo, ha señalado que se está a la espera de la resolución que al respecto emita la Comisión Consultiva de Contratación Pública, que, aunque no es vinculante, sí guiará la decisión final de la Consejería.

De cualquier modo, ha dejado claro que esa suspensión no conllevaría en ningún caso un retraso en la ejecución, que tiene 2017 como fecha límite para la puesta en servicio de todo el trazado del metro. Además, ha incidido en que, en comparación con lo ya hecho, se estima que la bajada máxima aceptable rondaría el 19 por ciento, por lo que cualquier porcentaje mayor podría poner en peligro la terminación de la obra en plazo y con el presupuesto de adjudicación.

"No queremos repetir situaciones que ya hemos vivido", ha indicado el delegado territorial de Fomento, en referencia expresa a la obra en la zona de Callejones del Perchel, sino "garantizar el dinero público", en tanto que "puede haber modificaciones razonables, pero no se puede duplicar o triplicar el coste de una obra".

Ante la insistencia de De la Torre de que se estudie la posibilidad de destinar esa diferencia entre el precio de licitación del concurso para llevar el metro a la Alameda y el de adjudicación a la prolongación del suburbano hasta el entorno de la plaza de la Marina, García Peláez ha reiterado que "el acuerdo con el Ayuntamiento es que llegue soterrado hasta Atarazanas y en superficie al Hospital Civil". "Esa es la única hoja de ruta existente y la que seguiremos a rajatabla", ha apostillado.

Costes de explotación

En cuanto a la otra negociación pendiente, la relativa al reparto de los costes de explotación del metro entre la Junta y el Ayuntamiento, una cuestión en la que éste último sigue defendiendo la revisión del convenio de 2003 y que se rebaje la aportación municipal —le corresponde un 25 por ciento—, descontando del canon el déficit de la EMT derivado de la puesta en servicio del suburbano, ha dicho que se abordará una vez que se cierre el tema de la compensación.

"A priori —ha declarado—, hay que valorar cuál es la tarifa técnica, qué dice el convenio y cuál es la propuesta que hace el Ayuntamiento y, en función de eso, llegaremos a acuerdos". No obstante, ha reconocido que, "como toda negociación, se presenta complicada porque cada uno defenderá lo que cree oportuno según los intereses que representa".

Al ser cuestionado acerca de hasta dónde estaría la Junta de Andalucía dispuesta a ceder al respecto, el delegado de Fomento ha recordado que "por ahora lo estamos aportando todo nosotros".

Coordinación con la emt

También ha reconocido la necesidad de cerrar otro capítulo pendiente: la coordinación ente el metro y la EMT. Aunque ya ha habido encuentros técnicos en este sentido, hace falta profundizar y ha confiado en que esas reuniones se impulsen a partir de enero.

"Los autobuses urbanos y el metro son dos transportes públicos complementarios que hay que potenciar con el objetivo final de fomentar la movilidad sostenible", ha defendido, rechazando cualquier tipo de competencia, en tanto que "eso implica que acabe perdiendo uno u otro o, incluso, los dos".

Respecto al proyecto de trazado en superficie del tramo Guadalmedina-Hospital Civil, que constituye la prolongación de la línea 2 a la zona norte de la ciudad, ha confiado en contar con el Consistorio a la hora de explicar a los vecinos las opciones existentes para ejecutar la obra. "Esperamos que el Ayuntamiento acabe haciendo suyo el documento que firmó en noviembre de 2013 y cumpla ese acuerdo como nosotros estamos intentando cumplirlo", ha subrayado.

Desnivel en juan xxiii

Por otra parte, García Peláez ha informado también de que en el primer trimestre de 2015 se prevén iniciar las obras para eliminar el desnivel existente en la calle Agustín Martín Carrión con Juan XXIII, una actuación que reclama el Ayuntamiento para poder abrir así al tráfico el bulevar de forma completa. "Es un compromiso que adquirimos y que estamos cumpliendo", ha afirmado.

Como conclusión, ha puesto en valor la acogida que los malagueños han dado al metro, cuyas líneas 1 y 2 fueron inauguradas de forma parcial hasta el intercambiador de El Perchel el pasado 30 de julio. Sobre todo, ha precisado, teniendo en cuenta que, en general, agosto y septiembre no son meses buenos para el transporte público.

No se descarta, de hecho, que la red de metro vaya ampliándose en el futuro hacia otras zonas de la ciudad, aunque, eso sí, en superficie, puesto que "es lo razonable para sacar rendimiento a la inversión". "Es un transporte vivo, que se va modificando, y, según las necesidades que vayan surgiendo, irá aumentado", ha comentado.

De todas formas, hay que actuar con cautela, tal y como ha especificado García Peláez: "siempre es bueno plantear objetivos de futuro, pero lo razonable es llegar primero a la Alameda Principal y al Hospital Civil".

Consulta aquí más noticias de Málaga.