La organización conservacionista WWF ha cifrado en 22 los ejemplares de lince ibérico que han perdido la vida a lo largo de 2014 por diversas causas en Andalucía. Entre ellas, sobresale de manera significativa el atropello como causa de muerte —que se dio en 19 casos—, hecho por el cual el colectivo ha expresado su "preocupación".

En declaraciones a Europa Press, el responsable de Biodiversidad Terrestre de WWF, Luis Suárez, ha precisado que los otros tres ejemplares del total de 22 —que se unen a tres en Castilla-La Mancha y dos en Extremadura— murieron, en dos casos, por furtivismo —con lazos ilegales en la Sierra de Guadalmellato (Córdoba) y Andújar (Jaén)—, mientras que en un tercer caso se encontraron los restos del animal, sin que quedase esclarecida la causa del fallecimiento.

En el resto, el atropello, bien en líneas ferroviarias —con una incidencia muy minoritaria, limitándose a un par de casos— o bien en carretera, se ha convertido en una lacra que, según Suárez, sigue concentrándose en los 'puntos negros', como el de la A-4 (Córdoba y Jaén), N-420 (Córdoba) y A-483 (Huelva, principal vía de Doñana), dándose entre los tres enclaves una decena de incidentes de esta índole.

"No encaja dentro de lo normal", ha indicado el responsable de Biodiversidad Terrestre de WWF, para quien, con todo, existe un aspecto positivo, ya que "el problema está detectado y se puede intervenir", punto en el que reclama una mayor implicación de las administraciones.

En concreto, el responsable de Biodiversidad Terrestre ha precisado que desde 2009 se han liberado en Guadalmellato (Córdoba) un total de 38 ejemplares, de los que hasta esta fecha se han producido 16 bajas por distintas causas, la más frecuente por atropello. De estas, cinco se han producido este año. En esta zona, la mortalidad acumulada respecto a los linces que se sueltan es de un 42 por ciento. La población actual es de 39 ejemplares con 10 hembras territoriales estabilizadas (2013).

En cuanto a la zona de Guarrizas (Jaén), Suárez ha señalado que el número de animales reintroducidos desde 2011 asciende a 37 ejemplares de los que han muerto 15, y que nuevamente la causa más importante son los atropellos. En 2014 han muerto tres en esa localidad, uno atropellado, uno por causa humana y el otro, sin causa conocida. Esto sitúa la mortalidad en esta zona en un 40 por ciento. En la actualidad, la población es de 30 ejemplares, cuatro de ellas hembras territoriales.

En cuanto a los casos de furtivismo, y dada la escasa incidencia registrada en la región, Suárez ha precisado que "no hay quejas", puesto que "se sigue trabajando bien". "Aunque solo haya un caso puede hacer mucho daño, pero se trabaja en la persecución y prevención: hay que seguir en esa línea", ha manifestado.

Por lo demás, la asociación ecologista también muestra cierta preocupación por la situación del conejo, del que depende la población lincera en tanto que principal fuente de alimentación. "Este año tiene a mejorar, no parece que la debacle poblacional del pasado año se haya incrementado, pero hay una nueva cepa de neumonía pegando fuerte y no sabemos la evolución futura de la población, sobre la que pende una espada de Damocles", ha apostillado.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.