Iglesia de Auvers
Un iglesia de Auvers. (Foto: París ) www.wt-group.com/paris.html

Veinticuatro de las obras que Vincent Van Gogh pintó en los dos últimos meses de su vida en la localidad francesa de Auvers forman la exposición que el próximo mes de junio el museo Thyssen-Bornemisza dedicará al maestro holandés.

Con el patrocinio de Banco Caixa Geral y Fidelidade Mundial y comisariada por Guillermo Solana, conservador jefe del museo organiza del 12 de junio al 16 de septiembre la primera exposición dedicada en exclusiva a la obra realizada por Van Gogh durante sus dos últimos meses de vida, un periodo muy breve pero extraordinariamente fecundo.

La etapa de Auvers no supone una ruptura con el periodo anterior
La exposición mostrará un total de treinta obras, veintisiete pinturas y tres dibujos, procedentes de museos y colecciones privadas de todo el mundo.

Veinticuatro de ellas son de Van Gogh- entre ellas una de las obras maestras de la Colección del Museo "Les Vessenots"-y el resto de los tres grandes precursores de Van Gogh que habían pintado en Auvers antes que él: Cézanne (tres pinturas), Pissarro (dos) y Daubigny (una).

Desde el punto de vista estilístico, la etapa de Auvers no supone una ruptura con el periodo anterior, pero su estilo se encuentra en plena evolución.

En este periodo, Van Gogh atiende menos a los detalles naturalistas, su trazo se multiplica y se retuerce, produciendo arabescos en los árboles y las casas, oleajes en los trigales, movimientos y ritmos curvilíneos de una enorme vitalidad dinámica.