La parroquia de San Miguel y San Sebastián de Valencia organizó anoche, fiesta de Navidad, una cena para 300 personas sin hogar en el interior del templo, preparada por los feligreses.

Durante la cena se sirvieron más de 80 litros de sopa cubierta que fue preparada por quince familias de feligreses en sus casas, así como el segundo plato, de pollo, según ha informado el Arzobispado de Valencia a través de un comunicado.

El templo, "convertido en una sala de celebración navideña", estuvo atendido por más de un centenar de voluntarios, distribuidos en diferentes tareas, como la recepción de los comensales, a los que se facilitó el aseo personal, la atención del guardarropa, donde pudieron dejar sus enseres, así como un grupo de jóvenes que permanecieron en la plaza de la iglesia al cuidado de los animales de los asistentes, según las mismas fuentes.

Asimismo, un grupo de voluntarios preparó las bandejas de comida, que fue calentada en el horno de la Pizzeria Napolitana, restaurante ubicado cercano al templo, que abrió sus puertas a disposición de la parroquia, para que los platos se sirvieran calientes, han añadido responsables de la parroquia.

La iniciativa, que fue organizada en colaboración con la asociación Amigos de la calle, surgió a raíz de la comida de Navidad para personas sin hogar que todos los años organiza la comunidad de San Egidio en la basílica de Santa María in Trastevere de Roma, ha añadido.

Además, en la cena, organizada por la parroquia y cáritas parroquial, también colaboraron las religiosas San José de la Montaña, Madres Desamparados y la cooperativa Consum.

Consulta aquí más noticias de Valencia.