Prevé que automoción y naval sirvan de empuje en 2015 para que remonte la producción industrial y se cree empleo "estable y de calidad"

Espera que, una vez concretada la reforma energética, se den "las condiciones" económico-financieras para el desarrollo de parques eólicos

El conselleiro de Economía e Industria, Francisco Conde, da por sentado que en 2015 se cumplirá la máxima del Partido Popular acerca de que "tiene que ser" el año "de la consolidación de la recuperación". Pero ante un horizonte plagado de citas electorales, advierte de que esa salida de la crisis será "tanto más fuerte cuanto más fuerte sea un gobierno que sea capaz de aplicar políticas estructurales y tendentes a la creación de empleo".

"La recuperación será más fuerte cuanto más fuerte sea la política económica e industrial de nuestro país", asevera Conde, preguntado por el discurso de Podemos en una entrevista concedida a Europa Press. "Creo que la clave de esa recuperación viene sobre la confianza, y la confianza la sitúo en el ámbito del empresario, del sector financiero y del consumidor; pero tiene que tener también un contexto de confianza en las actuaciones de política económica e industrial", incide.

En este sentido, Conde aboga por una continuidad de los actuales Gobiernos central y gallego, dirigidos por los populares Mariano Rajoy y Alberto Núñez Feijóo.

En la capacidad de los diferentes ejecutivos para aplicar "políticas estructurales" y "tendentes a la creación de empleo" es donde estima que "estará centrado el debate político" el año que viene. "Por la presencia de gobiernos fuertes, capaces de implementar medidas estructurales que permitan generar esa confianza y desarrollar políticas económicas e industriales con un impacto directo sobre la creación de empleo; ahí es donde está el debate", subraya el titular de Economía e Industria de la Xunta.

Situación "muy cercana a la quiebra"

Así, además, valora que el Ejecutivo estatal "ha demostrado ser capaz de remontar una situación muy cercana a la quiebra en España", y le valora las reformas emprendidas en los ámbitos laboral, fiscal y financiero, al tiempo que considera que "blindó" los servicios públicos.

Galicia, por su parte, está "acompañando todos esos esfuerzos", a juicio del dirigente autonómico, "con una política muy seria de blindaje de las finanzas públicas, de la sanidad, la política social y la educación", junto a la política industrial de la que él se encarga, y que defiende que está "orientada a la creación de empleo" y al "fortalecimiento" del tejido empresarial.

Consumo y pedidos a la industria

La confianza, según destaca, "va a ser la clave de la consolidación de la recuperación", que ve asentada en perspectivas "muy favorables" en el consumo y otras como la entrada de pedidos en la industria, que sitúa cinco veces por encima de la media y en su opinión "marca un optimismo claro" que puede contrarrestar los siete descensos consecutivos que acumula el índice de producción industrial.

Dicha "tendencia a la baja" Francisco Conde se la atribuye, en parte, al "impacto" que tuvieron "los diferentes plazos" en la automoción y un naval que, según reconoce, "no ha tenido una recuperación tan inmediata como se esperaba" en 2014.

Sin embargo, ahora, tras noticias como la consecución de la nueva furgoneta de Citroën en la planta viguesa y la firma de contratos en los astilleros públicos de Navantia y en los privados, el conselleiro entiende que estos dos sectores estratégicos por lo que aportan al PIB "sin duda" funcionarán como empuje para el conjunto de la industria de la comunidad en 2015, con el objetivo de generar empleo "estable y de calidad".

Para ello, una vez "superados" los "peores momentos" de la crisis, se fija dos retos: aumentar la competitividad de las empresas gallegas y abrir nuevos mercados en el ámbito internacional tanto en países de destino como en productos.

"Tenemos que ser muy optimistas, porque el comportamiento del sector exterior ha demostrado una capacidad competitiva muy grande y seguimos teniendo una evolución muy positiva", resalta, aunque bajó en comparación con la cifra "récord" de 2013. "Aún así, Galicia ha sabido mantener su posición respecto al año pasado, y somos la tercera con mejor saldo comercial en 2014", resalta.

El mantenimiento de la demanda en un entorno de "desaceleración" de la economía europea, iberoamericana y china será "muy importante", según admite. También lo serán la evolución del tipo de cambio del euro respecto al dólar y un tercer elemento que "está favoreciendo muchísimo" a las economías española y gallega: la bajada del precio del petróleo, que posibilita "una mayor competitividad".

EÓLICA

El responsable gallego en materia industrial confía en que en 2015 "se den las condiciones económicas y financieras que permitan que ahora se empiecen a desarrollar los diferentes parques eólicos" del concurso, nacido en la polémica tras la anulación del aprobado por el bipartito.

Al respecto, cree que, "una vez concretada la reforma energética", Galicia "tiene que demostrar que efectivamente sus parques son eficientes". Como ahora deben acudir al 'pool' energético, será su rentabilidad la que determine la viabilidad, por lo que espera que la comunidad "vuelva a recuperar el liderazgo".

Con todo, califica de "muy importante" el grado de cumplimiento, en plazo, de los planes industriales asociados al concurso, así como la creación del empleo comprometido, que cifra en más del 50%.

MINERÍA

La apuesta por "reforzar" la política minera será otra pieza clave de su departamento, según asegura. Al igual que en referencia al viento y a la biomasa, llama la atención sobre que la comunidad tiene "el recurso" y las minas suponen un 1% del PIB autonómico y son el sustento de 7.000 familias, de acuerdo con sus datos.

Sin embargo, arroja pocas expectativas para la iniciativa de la canadiense Edgewater en Corcoesto, en Cabana de Bergantiños (A Coruña). "Es un proyecto que ni cumple los requisitos técnicos ni los económico-financieros, y por tanto se ha denegado la tramitación y así se le ha comunicado", afirma, antes de zanjar que "tal y como ha presentado el proyecto, no tiene viabilidad en Galicia".

Cuestionado sobre una posible reformulación del mismo, insiste en que "ya se le ha denegado" y reduce cualquier actuación inminente de la Administración a la resolución del recurso que presentó la empresa. "Está en el gabinete jurídico y cuanto lo tengamos resuelto, en próximas fechas, se lo comunicaremos", avanza.

Fábrica de armas

Para la Fábrica de Armas de A Coruña tiene claro que es "la hora de actuar" y de que "tenga continuidad", para lo que apuesta por que la adjudicataria, Hécules de Armamento, "ponga en marcha todas las inversiones previstas" con una "sensibilidad especial" para los extrabajadores, que han desarrollado sus funciones "de una forma ejemplar".

Ya que también aquí existen recursos pendientes, el conselleiro constata que será el Ministerio de Defensa "el que los tenga que resolver", y advierte, asimismo, que existe una comisión de seguimiento y la Xunta seguirá "velando y apoyando que tenga su continuidad de forma inmediata".

"política de acompañamiento"

La crisis ha tenido como consecuencia que numerosas empresas hayan tenido que atravesar o atraviesen dificultades "muy importantes" por lo que, según reflexiona Conde, la Administración "intenta ayudar", siempre con el "prerrequisito" de que exista un plan de negocio "solvente".

El conselleiro cita solo algunos ejemplos, como Barreras, Pescanova, Maderas Iglesias, Arteixo Telecom y Privilege. "No dejamos de estudiar ni un solo proyecto que se presente, e intentamos dar respuestas proactivas ante una situación económica muy complicada", expone.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.