La Policía Nacional ha detenido a veinte miembros, todos ellos españoles, de un grupo al que se imputan 53 delitos, entre ellos alunizajes, robos con fuerza y tráfico de drogas, que operaban sobre todo en Madrid y Toledo, y cuyos bienes, que ascienden a millón de euros en vehículos e inmuebles, han sido embargados.

Según la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil, la denominada operación Anca, que comenzó el pasado mes de septiembre, se centró en torno a un grupo delictivo radicado en Madrid, especializado en la comisión de delitos patrimoniales, especialmente robos con violencia a camioneros para llevarse las mercancías y alunizajes a comercios.

Estaban especializados en robos con violencia a camioneros y en asaltos a comercios

Durante las investigaciones, los agentes pudieron detectar otros actos ilícitos: contra la flora y fauna (peleas de gallos y perros), detenciones ilegales, homicidios en grado de tentativa, tráfico de estupefacientes o tenencia ilícita de armas, que eran cometidos en varias ciudades españolas, como Madrid, Toledo, Sevilla, Lugo, Zaragoza y Barcelona.

Asociación ilícita.

Además, se les acusa de asociación ilícita, debido a las características del grupo: su jerarquización, distribución de funciones, permanencia en el tiempo y finalidad de delinquir.

De acuerdo con las diligencias policiales, el modus operandi utilizado por los detenidos era siempre el mismo: primero estudiaban los objetivos (normalmente naves industriales de almacenamiento), los horarios, medidas de seguridad, etc., y después sustraían vehículos de alta gama para realizar los robos y trasladar el botín, provocando numerosos daños.

Más de seis millones de botín.

Los efectos sustraídos por esta banda ascienden a más de 6 millones de euros, y son principalmente relojes, joyas, perfumes, televisiones, ordenadores, gafas de sol, además de cuatro armas de fuego, munición, armas blancas, placas de policía y 150.000 euros en metálico.

Según explicó hoy el jefe de la brigada de Policía Judicial, Juan Manuel Calleja, todos los detenidos, entre los que se encontraba un fugado de la Justicia, tenían antecedentes policiales, y durante la operación se realizaron más de 20 registros en distintas ciudades.