Un equipo de expertos de la Universidad de Valencia escanea con un georadar el terreno de las Galerías de Punta Begoña

Un equipo de investigación de la Universidad Pública de Valencia (UPV) se encuentra en Getxo (Bizkaia), desde este jueves y hasta el sábado, para realizar con la ayuda de un georadar el escaneo del terreno y del suelo de las Galerías de Punta Begoña.
Punta Begoña
Punta Begoña
EUROPA PRESS

Un equipo de investigación de la Universidad Pública de Valencia (UPV) se encuentra en Getxo (Bizkaia), desde este jueves y hasta el sábado, para realizar con la ayuda de un georadar el escaneo del terreno y del suelo de las Galerías de Punta Begoña.

Según ha informado el Ayuntamiento de Getxo, esta actuación está incluida en el proyecto estratégico para la recuperación del histórico edificio y se produce, además, en el marco suscrito por las universidades públicas vasca y valenciana, por lo que los trabajos que se realizan con el aparato no tendrán coste añadido para las arcas municipales.

El georadar es un método de prospección geofísica, no destructivo y ampliamente utilizado, que determina la configuración del suelo hasta 25 metros de profundidad.

Tras un barrido por la superficie, a través de una pantalla se pueden observar las diferentes capas que componen el terreno y la estructura.

Ante la imposibilidad de realizar una excavación completa, el georadar permite detectar las fracturas de la roca y determinar los puntos en los que hay agua, su origen, el lugar en el que se acumula o el modo de extraerla, etc.

Del mismo modo, aprovechando esta herramienta, se utilizará esta técnica para determinar lo que hay en el subsuelo de las galerías, si existe algún tipo de relleno o está vacío.

Mientras, una segunda máquina lleva trabajando durante toda esta semana en el perímetro de las galerías bajo la supervisión de los geólogos, con la que se han introducido unos tubos y sensores para obtener información y medir la influencia del agua en el terreno de las galerías

Con los datos que extraigan, los expertos podrán desarrollar su labor de investigación y conocer cuál es la manera de poder detener el daño que el agua causa en la estructura del monumento.

Por otro lado, los sensores colocados ayudarán a determinar si las galerías se mueven y de qué manera, y ello se realiza debido a la existencia de varias grietas en su estructura interior, ha explicado el Ayuntamiento.

Los investigadores podrán, así, medir día a día el movimiento interior, el tipo de movimiento, y determinar el motivo del mismo, la manera de neutralizar las grietas existentes e intervenir para evitar unas nuevas, básicamente.

Una vez concluidas las labores que se llevan a cabo estos días, todos los datos que sean recabados por estos medios auxiliares, tanto por el georadar como por la segunda máquina, por tanto, servirán para que los investigadores que participan en el proyecto de recuperación de las galería puedan, en sus respectivas disciplinas, desarrollar con forma inmediata su cometido y ofrecer soluciones a los problemas que posee. Además, en enero se pondrán en marcha nuevas actuaciones contempladas en el proyecto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento