Perez-Reverte y Gregorio Salvador
Perez-Reverte y Gregorio Salvador. (Foto: EFE)

El vicedirector de la Real Academia Española, Gregorio Salvador, criticó este viernes que en las comunidades autónomas con lengua propia "no pueda aprenderse el español en las escuelas", y dijo que esta situación "es más grave" que la imposición que hubo durante el franquismo de la enseñanza exclusiva en español.

"Imponer, como se hizo en la dictadura, una lengua que hablan 400 millones de personas, es menos grave para las víctimas del atropello que imponerles, como se hace ahora, una lengua de un millón y medio o de tres millones de hablantes", dijo este jueves Salvador al presentar su libro Noticias del Reino de Cervantes. Usos y abusos del español actual, acompañado por el escritor y académico Arturo Pérez-Reverte.

Su libro

Publicado por Espasa, el libro reúne medio centenar de artículos periodísticos que Salvador, destacado filólogo, ha ido publicando en diferentes medios de comunicación, en los que analiza cuestiones muy diversas relacionadas con el español.

España es el único lugar del mundo donde a sus hablantes se les puede negar la posibilidad de educarse en su lengua

Aunque Salvador ha intentado darle al libro un tono más lingüístico que político, en el primer artículo, El Reino de Cervantes (la expresión es de Uslar Pietri), alude ya a "las políticas discriminatorias" que sufren los castellanohablantes "en determinadas comunidades autónomas" y afirma que España "es el único lugar del mundo donde la lengua está perdiendo usuarios y donde a sus hablantes se les puede negar la posibilidad de educarse en ella".

Este hecho fue calificado de "muy grave" por Salvador (Cúllar, Granada, 1927), para quien "parece mentira que no se ponga remedio a esta situación, porque es un atentado contra los derechos humanos".

En su opinión, imponer la enseñanza de las lenguas cooficiales a los que no las tienen como idioma materno sería "volver a los tiempos pasados y a la situación que tanto se criticó del franquismo, con mucha razón, que era la enseñanza exclusiva en la lengua común".

"Pero si para enmendar ese abuso de la dictadura lo que se hace es lo contrario, se está haciendo algo mucho más lamentable porque, en definitiva, las lenguas no son iguales; sirven fundamentalmente para comunicarse, y no es lo mismo una que permite hacerlo con tres millones de personas que otra que sirve para hablar con cuatrocientos millones", insistió Salvador.

Pérez-Reverte comparte plenamente estas ideas, así como otra de las que defiende Salvador en su libro: que el español "no es una lengua nacionalista, porque no es una seña de identidad para nadie; es plurinacional y multilingüe". Y es, "a pesar de lo que dicen los estúpidos y los manipuladores, una lengua generosa, abierta, donde cabe todo el mundo y donde cualquier variante documentada con rigor es incorporada", aseguró el autor de El capitán Alatriste.

Gregorio Salvador no se considera "un purista" del idioma, y no es demasiado combativo, por ejemplo, con los anglicismos, una de las cuestiones que aborda en Noticias del Reino de Cervantes.