Un total de 19 soldados y policías de Colombia han muerto en menos de 24 horas en emboscadas atribuidas a las FARC, en lo que parece una nueva ofensiva de esa guerrilla contra las fuerzas de seguridad, informaron hoy fuentes militares.

A esas acciones se suma el ataque a un helicóptero en el que murió la semana pasada un coronel del Ejército y resultó herido un teniente en el departamento de Caldas, centro oeste.

Acciones de las FARC

En todos esos casos las fuentes han responsabilizado a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la principal guerrilla del país.


El modus operandi señala a las FARC como autora de los asesinato Las FARC han señalado que con el actual presidente colombiano, Alvaro Uribe, no quieren entablar conversaciones de paz, aunque sí han insistido en firmar un acuerdo humanitario para intercambiar 57 secuestrados, entre ellos ex congresistas, la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt y decenas de soldados y policías, así como tres estadounidenses, por unos 500 rebeldes presos.

Las dos emboscadas, del miércoles y del jueves, fueron similares en su ejecución: explosivos activados al paso de los camiones en los que viajaban los uniformados, el primero en el departamento de Santander, nordeste, y el segundo, en el Valle, suroeste de Colombia.

Una carga de explosivos fue activada la madrugada del jueves en una carretera entre los municipios de Tuluá y Andalucía, en el Valle, a unos 380 kilómetros al suroeste de Bogotá, precisó el comandante de la III División del Ejército, general Hernando Pérez Molina.
Zona contralada por las FARC Para el general Pérez Molina, la emboscada, que además hirió a 17 militares más, fue responsabilidad de la "columna Víctor Saavedra", una facción de élite de las FARC que actúa en esa región.
Nueve agentes asesinado protegían a campesinos que erradicaban plantas de coca En el ataque del miércoles, cerca de la localidad de Landázuri, a unos 400, kilómetros al norte de Bogotá, fueron activadas minas contra personal al paso del vehículo de los policías.

Los nueve muertos eran agentes que protegían a campesinos que erradican manualmente plantas de hoja de coca en esa zona.
Respuesta del ejército colombiano El fin de semana pasado, dos guerrilleros de las FARC acusados de atacar el helicóptero en el que murió el coronel del Ejército Ricardo Muñoz, comandante interino de la VIII Brigada, fueron abatidos en una zona rural próxima a la localidad de Samaná, a unos 300 kilómetros al oeste de Bogotá.


El ejército colombiano ha lanzado una vasta ofensiva en toda la región
Tras las dos emboscadas, hoy se llevaron a cabo amplias operaciones militares en las montañas de Tuluá y Landázuri.

Además, un despliegue de tropas por aire y tierra se lleva acabo en Santander, en el Valle y en Antioquia para perseguir a los guerrilleros, que al parecer han lanzado la mayor ofensiva de los últimos meses contra la fuerza pública y contra el gobierno de Uribe.