Adolescentes
Grupo de tres amigas de viaje. JUTTA KLEE / GTRESONLINE

Investigadores de la Universidad de Oxford (Reino Unido) han visto una relación entre la edad del primer ciclo menstrual y el riesgo cardiovascular, de modo que las mujeres que lo tuvieron antes de los 10 años o después de los 17 años tenían más probabilidades de sufrir una enfermedad coronaria, un derrame cerebral o hipertensión con complicaciones.
   
Con la pubertad el cuerpo de la mujer cambia, aunque es la llegada de la menstruación la que parece marcar el proceso de niña a mujer, sin embargo el cuerpo experimenta los cambios antes de la primera regla produciéndose un crecimiento rápido que se puede observar en la estatura o en el desarrollo del pecho.

Las estrategias de salud contra la obesidad pueden servir para reducir el riesgo cardiovascularAdemás de todas estas modificaciones, este estudio británico –publicado en la revista Circulation, de la Asociación Americana de Cardiología– ha observado que la primera menstruación también podría condicionar el riesgo cardiovascular. La investigación analizó datos de 1,3 millones de mujeres de 50 a 64 años de edad, la mayoría de raza blanca, que estuvieron en seguimiento durante más de una década.

En ese periodo, se vio que aquellas que tenían su primer ciclo menstrual a los 13 años tenían menos riesgo de enfermedades cardiovasculares que aquellas más precoces o tardías, que tenían un 27% más de hospitalizaciones o muertes causadas por enfermedades del corazón; un 16% más por accidentes cerebrovasculares; y un 20% más por hipertensión o complicaciones.

"El tamaño de nuestro estudio, la amplia gama de edades considerada y las enfermedades vasculares examinadas lo hacen único", asegura Dexter Canoy, de la Unidad de Epidemiología del Cáncer de la Universidad de Oxford y uno de los autores del estudio.

Este experto cree que la obesidad infantil, muy extendida en muchos países industrializados, puede estar relacionada con la aparición precoz del ciclo menstrual, de ahí que impulsar estrategias de salud contra el exceso de peso puede servir también para reducir el riesgo cardiovascular.