Accidente de tráfico
Un choque en carretera. EFE

Después de diez años de descensos consecutivos en la estadística de víctimas mortales en accidente de tráfico en carretera, 2014 podría cerrarse como el año del frenazo en el descenso de los fallecimientos, si no lo hace con un cambio de tendencia y un repunte. A 17 de diciembre, última fecha disponible en la web de la DGT el organismo contabilizaba cinco fallecidos más que el año pasado.

En total, han perdido la vida en lo que va de año en las vías interurbanas al menos 1.094 personas. La pregunta que cabe hacerse es si España ha 'tocado suelo' en la reducción de la siniestralidad vial.

La presidenta de la asociación de víctimas Stop Accidentes, Ana Novella, confía en que no sea así, pues para ella "el suelo estará en cero víctimas por siniestro de tráfico". Según Novella, el principal motivo que explicaría el freno en el descenso del número de fallecidos en carretera es el fin del 'efecto carné por puntos', que a su parecer ya ha sido totalmente asimilado por la sociedad. Novella considera que este año la única medida que la ciudadanía recordará es el incremento de la velocidad máxima a 130 kilómetros por hora. Y no lo considera una medida acertada. "Es cierto que es solo se aplica en algunos tramos de autovía, pero es un paso atrás porque la gente pensará que es una medida general y la velocidad mata y mucho", asegura.

Aumento de la circulación

Para Fernando González Iturbe, subdirector de asesoría jurídico del Comisariado Europeo del Automovil (CEA), el repunte de los accidentes mortales, si finalmente se confirmara el cambio de tendencia, no se puede entender sin el incremento de la circulación en 2014. La estadística nacional avala un incremento del parque automovilístico, del número de nuevos conductores, así como del consumo de carburante. "En años anteriores se redujo la circulación por el efecto de la crisis y por tanto si cada coche es un riesgo y hay menos riesgos en las carreteras, las consecuencias van a ser menos", concluye.

En su dilatada experiencia en gestión de accidentes, González Iturbe ha descubierto que pese a que hay accidentes causas de fuerza mayor, la mayoría son responsabilidad directa de los conductores. "Si todo el mundo cumpliera y fuera prudente y adaptara la velocidad a las condiciones de la vía se reducirían los accidentes de manera brutal", asegura.

La DGT en su página web contabiliza, y actualiza cada 24 horas (hasta la campaña navideña), los siniestros mortales ocurridos en carretera interurbana, así como el número de víctimas mortales. El último dato disponible revela que si los fallecidos eran más que los del año pasado, no así los accidentes mortales, que si en 2014 a 17 de diciembre eran 946, en las mismas fechas del año anterior sumaban doce más, 958. Este dato demostraría que los accidentes de este año han sido más mortíferos que los de 2013.

Menos siniestros, más fallecidos

El portavoz de Automovilistas Europeos Asociados, Mario Arnaldo, encuentra la explicación a la mayor lesividad de los siniestros en una confluencia de factores, como el descenso del 10% en el gasto familiar en la manutención del vehículo o la escasa inversión pública en conservación de la red de carreteras. "Para mantener las carreteras se necesitarían 1.800 millones de euros, pero este año se han invertido menos de la mitad", denuncia Arnaldo.

Un estudio reciente del RACE asegura que el parque de vehículos español envejece en los últimos años y defiende la idea de que tal envejecimiento incide directamente en las estadisticas de lesividad y accidentalidad. Los ratios de mortalidad son hasta cuatro veces superiores en turismos antiguos con respecto a uno de hasta cuatro años desde su matriculación, según el RACE.

Al presidente de AEA le preocupa también la concentración de accidentes en algunas comunidades autónomas, en especial en la Comunidad Valenciana y Galicia. Y recomienda a las autoridades estudiar a conciencia "qué puede estar fallando" en esos territorios.

Días sin accidentes mortales

Los portavoces de la DGT prefieren esperar a tener los datos del año completo para dar su valoración. Y remiten al balance oficial de primeros de año 2015. La Asociación Unificada de la Guardia Civil (AuGC) también pide esperar a tener las cuentas cerradas del año para dar su visión oficial de lo acontecido, pero fuentes de la asociación mayoritaria achacan el posible repunte de la mortalidad, o al menos que no descienda en igual proporción que años anteriores, a la reducción de efectivos de tráfico.

Un portavoz de la AuGC explicó a 20minutos que si bien en la anterior legislatura se fijó el objetivo de 11.000 efectivos de Guardia Civil para tráfico, la plantilla a día de hoy no supera las 9.300 personas. Según sus cuentas, la falta de agentes ha supuesto una reducción de 20.000 patrullas del control en carretera.

España ha vivido diez años de fuertes caídas en los fallecimientos en carretera, pasando de los 4.480 de 2003 a los 1.230 de 2013. Este dato (de cierre de año) mide el total de fallecimientos por un accidente de tráfico cuando la muerte se produce en los 30 días siguientes del siniestro (un baremo diferente al contabilizado en 2014, cuando se registran únicamente las muertes ocurridas en las 24 horas posteriores al accidente; el dato consolidado se conocerá en enero). A falta de conocer el dato final de 2014, el año que toca a su fin sí pasará a la historia como el que más días sin accidentes mortales acumula desde que la DGT lleva el registro. Hasta noviembre iban 31 días sin un solo siniestro mortal, tres más que el año anterior.

Por último, y en relación con el resto de Europa, según datos de 2013, España está por debajo de la media europea en tasa de mortalidad por millón de habitantes. La media está en 52 fallecidos por millón de habitantes y España se sitúa en 36, también por debajo de Alemania, Francia, Portugal y Grecia, aunque por encima de Reino Unido, Países Bajos o Suecia.