El Parlamento de Turquía ha respaldado una enmienda a la Constitución que establece el voto directo de la población para elegir al presidente de la República, en lugar del sistema por votación parlamentaria vigente.

La elección directa del jefe de Estado obtuvo el voto de 370 legisladores en la Cámara de Ankara, de 550 escaños, pero para su entrada en vigor requiere aún de la firma del presidente, Ahmet Necdet Sezer, quien tiene también la posibilidad de vetar la enmienda.

Victoria del gobierno

El cambio en el sistema para elegir un presidente fue impulsado por el gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), tras fracasar la elección de su candidato a la presidencia, el islamista moderado Abdullah Gül, en el Parlamento debido a la falta de quórum causada por el boicot de la oposición.

La reforma fue impulsada por el Partido del Gobierno turco, en oposición a los partidos laicos

El AKP quiere que el 22 de julio, la fecha a la cual han sido adelantadas las legislativas que estaban previstas para noviembre, la población elija al mismo tiempo al Parlamento y al jefe de Estado.

La medida forma parte de un paquete de enmiendas que estaba aún en proceso de debate y votación esta tarde.

Tensión entre laicistas y el partido en el gobierno

El pasado 29 de abril una gran manifestación recorrió las calles de Estambúl en favor del laícismo , para oponerse a la candidatura del islamista moderado Abdullah Gül, actual ministro de Asuntos Exteriores, como presidente de la república.

La candidatura de un islamista moderado enfrenta a sectores de la población turca
Los dos votaciones fallidas (por no alcanzar el número suficiente de parlamentarios presentes para validar la votación) hizo que el actual gobierno, formado por el Partido de la Justicia y el Desarollo (islamista moderado), adelantará las elecciones legislativas.

Numerosos analistas creen muy difícil que las modificaciones de la ley puedan entrar en vigor antes del 22 de julio.

El laico Partido Republicano del Pueblo (CHP), el principal de la oposición, votó en contra de la enmienda porque considera que el Parlamento actual, tras la crisis desatada por el fracaso de la elección de Gül y la perspectiva de su pronta disolución previa a las elecciones de julio, no está en la situación de aprobar cambios tan importantes.