El presunto pederasta de Ciudad Lineal discierne el bien del mal, pero manipula y no siente culpa

Imagen de la ficha policial del pederasta de Ciudad Lineal.
Imagen de la ficha policial del pederasta de Ciudad Lineal.
EP

El presunto pederasta de Ciudad Lineal, Antonio Ortiz, no tiene ningún trastorno psiquiátrico que le impida discernir las conductas delictivas, pero sí sufre un trastorno de personalidad con rasgos disociales y narcisistas, con baja empatía, tendencia a la manipulación e incapacidad de sentir culpa.

Así lo refleja el informe psiquiátrico forense encargado en la instrucción del caso, que este martes ha sido entregado a las partes, según han informado fuentes jurídicas.

Tras precisar que Antonio Ortiz no padece un trastorno que le impida "conocer y comprender las conductas delictivas", el informe añade que sí tiene un trastorno de personalidad "con rasgos disociales y narcisistas", con "bajo nivel de empatía y tendencia a la manipulación, superficialidad afectiva, una baja tolerancia a la frustración con incapacidad de sentir culpa" y también "un sentido elevado de sí mismo y dificultad de asumir responsabilidad".

La partes también han conocido recientemente que el titular del Juzgado de Instrucción 2 de Madrid, Arturo Zamarriego, ha decidido mantener en prisión a Antonio Ortiz en virtud del resultado de las ruedas de reconocimiento, las pruebas de ADN y las huellas encontradas en uno de los pisos, además de por la gravedad de los delitos que se le imputan.

Zamarriego también ha acordado inhibirse en el Juzgado de Instrucción 11, ya que ahora se ha sabido que éste fue el primero que recibió una denuncia en relación con el encausado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento