Vladimir Putin
El presidente ruso, Vladimir Putin, en el club de debate 'Valdia' en la localidad de Sochi, Rusia. EFE

El Banco de Rusia ha anunciado este unes por sorpresa una drástica subida de los tipos de interés, cuya tasa principal se situará desde este martes en el 17% desde el 10,50% en que había sido fijada por la institución la semana pasada, en un intento de frenar la sangría del rublo en los mercados internacionales de divisas, donde ha caído a mínimos históricos frente al dólar y el euro, lo que ha provocado una escalada de la inflación, que el pasado mes de noviembre llegó al 9,4%, más del doble del objetivo de estabilidad del 4% del banco central ruso.

"Esta decisión se ha adoptado con el objetivo de limitar sustancialmente la creciente depreciación del rublo y la amenaza de riesgos inflacionarios", explicó en un escueto comunicado la institución presidida por Elvira Nabiullina, que a lo largo de 2014 se ha visto obligada a elevar la tasa rectora del rublo desde el 5,50% al 17% que entrará en vigor este martes.

La decisión del Banco de Rusia, publicada a la 1 de la madrugada del 16 de diciembre en Moscú se ha producido después de que este lunes un nuevo desplome del rublo haya provocado el hundimiento de la Bolsa de Moscú ante la suma de la debilidad del crudo, los malos presagios económicos para el país y la posibilidad de que EE UU adopte sanciones adicionales contra Rusia.

El dólar ha llegado a alcanzar un máximo histórico de 63,1299 rublosEn concreto, el dólar ha llegado a alcanzar un máximo histórico de 63,1299 rublos, revalorizándose en una sola sesión un 8,9%, lo que amplía a prácticamente un 50% el desplome de la cotización del rublo frente al 'billete verde' a lo largo de 2014.

A su vez, el cambio del euro frente a la moneda rusa también marcaba máximos históricos en 78,6089 rublos, una revalorización del 8,8% en una sesión, ampliando al 43% la depreciación de la moneda rusa en lo que va de año.

El descalabro de la moneda rusa se ha trasladado al parqué moscovita, donde el índice RTS, denominado en dólares, se hundía un 10,12%, hasta situarse en los 718,32 puntos, lo que representa una pérdida de valor próxima al 50% en el conjunto de 2014.

Este 'lunes negro' en los mercados para Rusia responde a la persistente debilidad del precio del petróleo y al impacto de las sanciones impuestas al país por Occidente, que podrían verse agravadas si Barack Obama promulga la nueva propuesta de represalias presentada por el Congreso estadounidense.

Asimismo, el Banco de Rusia se vio forzado este lunes a declarar "inválida" una subasta de refinanciación dotada con 700.000 millones de rublos (8.870 millones de euros) y tres años de vencimiento al no haber recibido ofertas.

Sombrías previsiones

Por otro lado, el Banco de Rusia, que la semana pasada elevó los tipos de interés al 10,50% para intentar frenar la sangría del rublo y su impacto en los precios, ha revisado sus perspectivas macroeconómicas hasta contemplar una contracción del PIB del 4,5% en 2015 si el precio medio del crudo cayera a 60 dólares el próximo año.

No obstante, el escenario central de la institución presidida por Elvira Nabiullina prevé un crecimiento "prácticamente cero" en 2015 y 2016 si el precio del barril de petróleo se mantiene en el entorno de 80 dólares hasta 2017.

En cuanto a los precios, el banco central ruso prevé que la inflación cierre 2014 en el entorno del 10% y advierte de que podría escalar incluso hasta el 11,5% a principios de 2015 para no situarse en el entorno del objetivo de estabilidad de precios de la institución, fijado en el 4%, hasta 2017.