Agentes del Grupo de Policía Judicial de la Comisaría de Ciudad Lineal, auxiliados por policías municipales, han detenido a tres miembros de una misma familia, propietarios de un bar que utilizaban como tapadera para vender cocaína, acusados de varios delitos contra la salud pública y receptación.

Sólo el marido contaba con antecedentes policiales por los mismos delitos, cometidos en 1993 y 2002
Los detenidos, Germán B.P., de 30 años; su esposa María Pilar R.V. de 36, y el padre del primero, Antonio B.R. de 74, son nacidos en Cuba nacionalizados españoles desde hace tiempo, según informan fuentes de la Jefatura Superior.

Sólo el marido contaba con antecedentes policiales por los mismos delitos, cometidos en 1993 y 2002.

En la operación, que se llevó a cabo el fin de semana pasado, participaron agentes de Ciudad Lineal que estuvieron vigilando tanto el bar, ubicado en la calle Juan Boscán, como los domicilios de los detenidos, ambos en la misma calle.

Meticulosos

Los agentes, que sospechaban la venta de droga, comprobaron que los detenidos eran sumamente cuidadosos con los compradores a los que entregaban el material en uno de los dos coches de que disponía la familia después de dar con él varias vueltas a la manzana para comprobar que no eran seguidos.

Tras la detención se registraron tanto el establecimiento como los domicilios, donde se encontraron, además de 380 gramos de cocaína, 8.500 euros en efectivo y numerosas joyas, entre relojes de marca, de caballero y señora, pulseras, pendientes y anillos, así como una balanza de precisión y varias básculas.

Se da la circunstancia de que Germán B.P. ya había sido detenido por el mismo grupo de agentes del distrito de Ciudad Lineal.